miércoles, 28 de enero de 2015

¿Cómo deben ser los primeros zapatos de un niño?

¿Cómo deben ser los primeros zapatos de un niño?

Los pies del bebé están formados principalmente por cartílago que se va convirtiendo poco a poco en hueso a medida que el niño va creciendo. 

Debes saber que no hay necesidad de ponerle zapatos a un bebé hasta que comience a andar. Hasta que no llegue este momento, los zapatos sólo actúan como parte de su vestuario, para mantenerle los pies calientes o evitar que se saque los calcetines. Por lo tanto, al principio estos zapatos tienen que ser muy flexibles y suaves, deben estar fabricados con tejidos o cuero muy suave, y debes evitar que le estén demasiado apretados. Es importante asegúrese que sean del tamaño correcto.

Una vez que el bebé comienza a gatear o a dar sus primeros pasos con ayuda, debe ir descalzo tanto tiempo como sea posible ya que esto le ayudarán a fortalecer los arcos de sus pies y los músculos de las piernas.

Aunque para esta etapa, existen en el mercado zapatos (los puedes encontrar con el nombre de zapatos preandantes o precaminadores) hechos con materiales blandos y flexibles, aunque no son necesarios, pueden ser útil cuando el niño está realizando algún tipo de actividad al aire libre, o cuando los pies del bebé necesita un poco de protección . 

¿Cómo elegir el primer zapato?
A la hora de elegir el primer zapato, hay que tener en cuenta que los pies de los niños crecen muy rápidamente. El tamaño del pie de un niño se duplica en su primer año, y continúan creciendo rápidamente después.

Al elegir un primer zapato recuerda deben:
  • tener suelas flexibles.
  • ser ligeros y preferiblemente antideslizantes.
  • estar hechos de materiales suaves.
  • estar acolchados alrededor del cuello del tobillo, la parte del zapato que se encuentra justo debajo del tobillo, y tiene que tener cierres fuertes y ajustables



Lecturas relacionadas con: ¿Cómo deben ser los primeros zapatos de un niño?

martes, 20 de enero de 2015

¡Nunca sacudas a un bebé!

¡Nunca sacudas a un bebé!

Las sacudidas vigorosas o violentas pueden producir lo que se conoce como síndrome del bebé sacudido

El síndrome de bebé sacudido, es una forma clara y grave de maltrato infantil, en la que se producen lesiones cerebrales internas. Los bebés y los niños pequeños tienen los músculos del cuello demasiado
débiles para controlar el peso de la cabeza. Si se les sacude, la cabeza se zarandea rápidamente hacia adelante y hacia atrás, haciendo que el cerebro se golpee contra la pared del cráneo. Esto puede causar graves daños cerebrales, que pueden durar para siempre, y en algunos casos puede incluso causar la muerte del niño.

Sacudir a un bebé puede provocar daños cerebrales, pérdida del conocimiento, convulsiones, epilepsia ceguera, parálisis cerebral, problemas del habla o de aprendizaje, daño en los huesos u órganos como corazón, hígado, pulmones o riñones. 

Los bebés lloran para comunicarse. Un bebé que llora puede tener hambre, el pañal sucio, estar cansado, sentirse incómodo, tener demasiado calor o demasiado frío, estar asustado, sentirse solo, nervioso, aburrido, dolor, enfermo, o tener algún problema de dentición o cólicos.

Cuando un bebé no deja de llorar es normal sentirse frustrado y enojado. En estos casos lo mejor es intentar calmarse antes de hacer algo que puede tener consecuencias muy graves. Puede ser útil alejarse del llanto del bebé durante unos minutos. Dejar al niño en un lugar seguro y salir unos instantes de la habitación, salir a la calle, caminar, llorar, hablar en voz alta,... son algunas de las cosas que pueden hacerte liberar todo el estrés y la angustia que te genera oir el continuo llanto de tu bebé. También es una buena idea dejar al bebé a cargo de alguna persona responsable mientras te tomas un breve descanso. 


Lecturas relacionadas con: ¡Nunca sacudas a un bebé!

miércoles, 14 de enero de 2015

Consejos para tratar el cólico del lactante

Consejos para tratar el cólico del lactante

Si tu bebé llora por lo menos tres horas cada día, más de tres días a la semana, durante más de tres semanas, lo más probable es que sufra lo que se conoce como cólico del lactante.

Aunque ver a tu bebé llorar de forma incesante puede ser preocupante, e incluso desesperante, debes saber que el cólico del lactante es una condición completamente inofensiva, y no indica algo más serio ni que estás haciendo algo mal. El cólico del lactante afecta entre el 10 y el 25% de los bebés, y debería disminuir a partir de los cuatro meses de edad.

No se conoce con exactitud qué causa el cólico del lactante si es debido a alguna alergia, un sistema digestivo inmaduro,... pero hay algunas maneras de poder ayudarte a calmar al bebé:
  • Darle el chupete
  • Permítele que escuche un ruido blanco como el creado por un ventilador o la aspiradora. A los bebés les gustan los sonidos que les recuerdan el latido del corazón de la madre y los ruidos que oían en tu vientre. 
  • Algunos bebés necesitan pocos estímulos, y se tranquilizan estando en silencio y oscuridad.
  • Ponle un paño o una almohadilla caliente sobre su estómago. Es importante tener cuidado en que el agua no esté demasiado caliente. 
  • Dale un suave masaje
  • Envuélvelo con una manta o sábana. Muchos bebés les gusta sentirse protegidos.
  • Mécelo. A los bebés les tranquiliza si los mueves suavemente, prueba a usar una mecedora, a pasearlo por la casa metido en una mochila portabebés. 
  • Dale un paseo en coche. Para muchos bebés el movimiento, ruido y vibración del coche relaja mucho a algunos bebés.
  • Cámbialo de ambiente. Si estás en casa, sácalo a dar un paseo en su cochecito, y si estás fuera de casa, puede que necesite volver a casa y estar en un lugar más tranquilo. 
  • Acuéstalo boca abajo. Cámbialo de posición para ver con cuál está mas cómodo y se calma.
  • Prueba a bañarlo. Un baño relajante puede ayudar a distraerlo y calmarlo.
Y siempre mantenerte en contacto con el pediatra en caso de cualquier dudas.


Temas relacionados con: Consejos para tratar el cólico del lactante.

lunes, 12 de enero de 2015

8 Formas de reconocer si tu hijo es intolerante al gluten

8 Forma de reconocer si tu hijo es intolerante al gluten

Es importante saber reconocer algunos de los síntomas de la intolerancia al gluten en los niños lo antes posible.

Algunos niños son alérgicos al gluten (celíacos) y presentan en su sangre anticuerpos que indican una respuesta del sistema inmune a la presencia de gluten, pero en otros casos simplemente muestran signos y síntomas que indican una sensibilidad e intolerancia al gluten. 

¿Qué es el gluten?
El gluten es una proteína presente en cereales como la cebada, el trigo y el centeno. 

Aunque la mayoría de la gente piensa que para evitar el gluten sólo hay que evitar el pan, es importante saber que el gluten también puede aparecer en muchos alimentos procesados.

¿Cómo saber si un niño es sensible al gluten?
La sensibilidad al gluten puede manifiesta de muchas maneras, tanto fisiológicas como psicológicas, y los signos que causa también pueden ser síntomas de otras muchas enfermedades o alergias. Es por eso que a menudo los padres tardan mucho tiempo en darse cuenta de que sus hijos son intolerantes al gluten.

Una intolerancia al gluten puede ser leve, moderada o severa. En los niños, una intolerancia al gluten puede manifestarse tan grave como una molestia constante, o puede ser tan leve como una alteración del estado de ánimo o del comportamiento general del niño. 

Los 10 signos más comunes de la intolerancia al gluten son:
  • Erupción cutánea. La aparición de una erupción a las pocas horas de haber consumido algún alimento que contenga gluten, o dentro de 24 a 36 horas después, puede ser una señal de intolerancia. En este tipo de erupciones la piel es de color roja y puede haber descamación o picor.
  • Problemas digestivos. Incluyendo gases, distensión abdominal y estreñimiento.
  • Cansancio.
  • Talla baja inexplicable o retraso de la pubertad.
  • Resfriados y gripes frecuentes. 
  • Mareos y pérdida del equilibrio.
  • Dolores de cabeza y en las articulaciones. 
  • Cambios de humor, incluyendo la ansiedad, hiperactividad o depresión.


Temas relacionados con: 8 Forma de reconocer si tu hijo es intolerante al gluten.

miércoles, 7 de enero de 2015

¿Son las dietas veganas seguras para los niños?

¿Son las dietas veganas seguras para los niños?

Si un niño vegano lleva una alimentación variada y equilibrada, su salud puede ser igual de fuerte como la de los niños no veganos.

Los veganos evitan todos los productos y subproductos de origen animal, como la carne, los productos lácteos y los huevos. 

Puede parecer que una dieta vegana carece de los nutrientes esenciales que los niños necesitan para un crecimiento saludable, sin embargo, los niños veganos pueden consumir nutrientes suficientes a través de la fruta, la verdura, los cereales y otros alimentos no animales. 

Un niño con una dieta vegana consume suficientes vitaminas y minerales, y come más fibra y menos grasa saturada que otros niños. Por esto la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Americana de Dietética apoyan la dieta vegana en los niños, siempre y cuando los padres entiendan las necesidades dietéticas y planifiquen cuidadosamente los alimentos que el niño tiene que comer, y complementen las carencias nutricionales, al igual como en cualquier tipo de dieta.

Desventajas de la dieta vegana en niños.
  • Los niños veganos pueden tener deficiencia de vitamina D, calcio, hierro y en vitamina B12, por lo que pueden necesitar suplementos. 
  • La dieta vegana es baja en calorías, por lo que hay que comer mucho y muy a menudo para conseguir toda la energía que el niño necesita. 
  • Una dieta vegana puede carecer de suficientes proteínas y grasas saludables que un niño necesita para su desarrollo físico.  
Estos son sólo los problemas potenciales, y una dieta vegana bien planificada puede proporcionar fácilmente las suficiente calorías, grasas y proteínas que el niño necesita para un correcto crecimiento y desarrollo.

Ventajas de la dieta vegana en niños.
  • Los niños veganos que tienen dietas bien planeadas y correctamente suplementadas crecen igual de bien que los niños omnívoros.
  • Aunque muchos de estos niños no continúen con la dieta vegana cuando lleguen a edad adulta, haber tenido una infancia vegana les va a permitir apreciar los alimentos saludables y tener capacidad para desarrollar hábitos contra la obesidad
  • Los veganos tienen tasas significativamente más bajas de algunos problemas de salud, como la diabetes, enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. 
¿Cómo obtienen los niños veganos todos los nutrientes que necesitan para crecer?
Una dieta vegana bien planificada puede proporcionar todos los nutrientes que el cuerpo del niño necesita durante su crecimiento.
  • Calcio. Aunque los veganos evitan los productos lácteos, que es la principal fuente de calcio, también pueden obtener el calcio necesario de algunas verduras que contienen calcio como el brócoli y la col rizada.
  • Hierro. Los veganos no comen carne roja, fuente principal de hierro y zinc, pero pueden obtener el zinc y el hierro que necesitan de las legumbres y de algunas verduras como las espinacas o los espárragos, o incluso a través de alimentos suplementados con hierro.
  • Vitamina B12. Como la vitamina B12 solo está presente en productos de origen animal, todos los niños veganos deben tomar suplementos de vitamina B12, ya que este nutriente es esencial para el funcionamiento neurológico, la salud de los nervios, el crecimiento físico, la producción de la sangre y la energía. 
  • Calorías. Los frutos secos y las semillas, las mantequillas vegetales, el aceite de oliva y los aguacates contienen grasas saludables y son ricos en calorías. 
  • Proteínas. Los niños veganos pueden obtener toda la proteína que necesitan de los granos enteros como la avena, el arroz integral y la pasta; de los frutos secos y semillas como las pipas, las almendras, las nueces, la mantequilla de cacahuete y las legumbres.


Lecturas relacionadas con: ¿Son las dietas veganas seguras para los niños?

jueves, 18 de diciembre de 2014

Consejos para mantener sanos a los niños en Navidad

Consejos para mantener sanos a los niños en Navidad

Con la llegada de la época navideña, los resfriado y las gripes son inevitables. Nuestros hijos están expuestos a una gran cantidad de gérmenes, y parece que durante las vacaciones existe una mayor tendencia a que caigan enfermos.

Pero ¿hay algunas maneras de hacer que los niños puedan combatir los gérmenes y evitar que enfermen para poder disfrutar de estas navidades?

Hay algunos hábitos saludables que puede servir para mejorar sistema inmunológico de un niño:
  • Comer más frutas y verduras. Muchos nutrientes presentes en frutas y verduras son capaces de aumentar la producción de glóbulos blancos, que son las células encargadas de combatir las infecciones, y de interferón, un anticuerpo que recubre la superficie de las células e impide que sean infectadas por los virus. Naranjas, fresas, judías, zanahorias,... Intenta que tu hijo coma 5 porciones de fruta y verdura al día.
  • Higiene. Es importante que los niños aprendan la importancia de lavarse las manos con jabón antes y después de cada comida, después de jugar en la calle, de tocar a un animal, de sonarse la nariz, de volver del colegio,... La higiene evita la propagación de los gérmenes, y por tanto reduce el riesgo de infección.
  • Descanso. Si un niño no descansa lo suficiente es más susceptible a sufrir enfermedades, ya que se ha demostrado que la falta de sueño reduce la respuesta inmune del organismo frente a los gérmenes. Dependiendo de la edad, los niños necesitan entre 10 y 14 horas de sueño al día.
  • Reducir el estrés. Al igual que en los adultos, el sistema inmune de los niños reaccionan de la misma manera al estrés. El aumento de los niveles de las hormonas del estrés reduce la capacidad del sistema inmune para hacer frente a las infecciones. 
Ahora que llegan las vacaciones navideñas es un buen momento para que los niños disfruten de tiempo de inactividad para el descanso y el juego creativo, lo que les puede ayudar a reducir sus niveles de estrés y evitar que enfermen. 
  • Ejercicio. El ejercicio aumenta la actividad del sistema inmune. Actividades al aire libre como los paseos en bicicleta, caminar por el campo, el patinaje, baloncesto o el tenis pueden mejorar la capacidad de los niños de evitar las infecciones.
  • Evitar la exposición del humo del tabaco. Los niños son más susceptibles que los adultos a los efectos dañinos del humo del tabaco porque respiran a un ritmo más rápido. El humo del tabaco aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, bronquitis, infecciones del oído y asma. 
  • No abusar del uso de antibióticos. Cuando un niño solo tiene un resfriado o una gripe no es adecuado darle antibióticos. Los antibióticos sólo tratan las enfermedades causadas por bacterias, y la mayoría de las enfermedades infantiles son causadas por virus. El abuso de antibióticos hace que cada vez aparezcan más bacterias resistentes a los antibióticos, lo que hace que con el tiempo muchas infecciones sean difíciles de curar.
  • Alimentos probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos cuya ingesta es beneficiosa para la salud, ya que contribuyen a restaurar los microorganismos que viven habitualmente en el intestino y evitan las infecciones.
Algunas opciones agradables para que los niños tomen alimentos probióticos son los productos lácteos fermentados, como el yogurt, a los que se ha agregado cultivos  de bacterias como Bifidobacterium y Lactobacillus. Otros alimentos probióticos que no son lácteos, y que también contienen bacterias beneficiosas, son el chucrut y las bebidas de soja fermentadas.
  • Suplementos. Algunos suplementos pueden reforzar el sistema inmunológico de un niño. La clave es tomarlos de forma regular y no esperar a que el niño esté enfermo. Algunos ejemplo son:
    • la vitamina C o el zinc pueden ayudar a combatir los gérmenes.
    • el aceite de hígado de bacalao fermentado cuenta con altos niveles de las vitaminas liposolubles A, D y K, que son importantes tanto para la inmunidad como para la vitalidad del niño.
    • El jarabe de saúco también puede ser tomado por sus beneficios antiinflamatorias y antivirales. 
Antes de darle a un niño este tipo de suplementos es importante consultar con el pediatra.

Lecturas relacionadas con: Consejos para mantener sanos a los niños en Navidad.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Consejos para comprar juguetes seguros esta Navidad

Consejos para comprar juguetes seguros esta Navidad

No hay nada más maravilloso que ver la cara de placer y alegría de un niño al abrir los regalos cada Navidad. Ahora que muchos niños están escribiendo su lista de regalos, los padres estamos preocupados por comprar regalos seguros. 

Por desgracia, no todos los juguetes que encontramos en el mercado son seguros, y es importante ser consciente de la importancia de ser diligentes al hacer compras en esta temporada, manteniendo siempre en mente la edad del niño al que va destinado el juguete y asegurándonos de que el regalo cumple con las normas de seguridad.

El año pasado fueron miles los niños que tuvieron que acudir a urgencias por lesiones relacionadas con juguetes, la mayoría de las cuales podrían haberse evitado. La asfixia sigue siendo la principal causa de muerte infantil.

Aquí te dejamos algunos consejos que pueden serte útiles a la hora de elegir qué juguetes seguros para estas Navidades:
  • Compra juguetes de acuerdo con la edad del niño. Es importante tener en cuenta la clasificación por grupos de edad recomendados por el fabricante en los envases de juguetes. 
  • Comprar los juguetes en sitios seguros. Desconfía de lugares no especializados en juguetes como las tiendas multiprecio, ya que pueden tener juguetes que no han pasado los controles de seguridad adecuados. En el caso de comprar en tiendas de segunda mano, como eBay, aunque a menudo tienen juguetes en excelentes condiciones, es mejor revisarlos y lavarlos antes de darselos a los niños.
  • Los juguetes pintados deben contener pintura sin plomo.
  • Comprobar si el juguete tienen bordes afilados que puedan causar arañazos.
  • Evitar las piezas móviles que pueden pellizcar los dedos pequeños.
  • Evitar los juguetes que contengan piezas pequeñas desmontables que pueden representar un peligro de asfixia, como la nariz, los ojos y la boca en animales de peluche. Este tipo de piezas deben estar firmemente sujetas.
  • Evitar los juguetes con imanes. Además de suponer un peligro de asfixia, en el caso de que el niño los ingiera pueden provocar perforaciones intestinales.
  • Evitar los juguetes que tienen con cadenas o cordones largos que pueden ser peligrosos para los bebés y los niños pequeños ya que pueden causar estrangulación si el cable se enrolla alrededor del cuello del niño. 
  • Compra juguetes que estén fabricados preferentemente con materiales resistentes a las llamas.
  • En el caso de juguetes que necesiten baterías, es necesario comprobarlas periódicamente para evitar cosas como las fugas de ácido de la batería que puede causar lesiones mortales.
  • Los juguetes musicales o que hagan algún tipo de ruido, puede ser recomendable cubrirles los altavoces con cinta adhesiva ya que los oídos de los niños son más sensibles. 
  • Cuidado con las joyas y/o cosméticos que pueden contener productos químicos tóxicos.

Haz que estos días de fiesta sean felices y divertidos comprando el juguete perfecto. ¡Sólo asegúrate de que además es seguro!


Lecturas relacionados con: Consejos para comprar juguetes seguros esta Navidad.

martes, 9 de diciembre de 2014

¿Son necesarias las revisiones pediátricas?

¿Son necesarias las revisiones pediátricas?

¿Es necesario llevar al niño al pediatra aunque parezca que está sano?

La respuesta es si. 

Ir a las revisiones pediátricas garantiza que cualquier cambio drástico en el crecimiento del niño se notará de inmediato y, si es necesario, se buscará la causa y se tratará. En cada revisión con el pediatra o con la enfermera pediátrica se pesará al niño, y en el caso de un bebé se le medirá la longitud y la circunferencia de la cabeza. Estos números se representan en un gráfico que permitirá saber cuál es el crecimiento del niño. Para esto se compara con otros niños de su misma edad, para ver si el crecimiento del niño es constante.

Durante estos exámenes rutinarios, el médico realizará una exploración física detallada, en busca de signos de enfermedad o infección, así como de otras cuestiones como la existencia de algún sarpullido, tos, mucosidad u otros problemas que pueden no ser muy evidentes y que necesitan de un ojo entrenado para poder detectarlos. 

Otra cosa que el médico tendrá en cuenta son los hitos del desarrollo, es decir si el bebé está haciendo las cosas apropiadas para su edad como sentarse, gatear, ... El médico también comprobará la habilidad del bebé para seguir algo con el movimiento de los ojos, levantar la cabeza sentarse solo. Todos los bebés se desarrollan a su propio ritmo, pero tienden a permanecer dentro de unos pocos meses de diferencia.

Además, en estas visitas, los padres o cuidadores también tienen la oportunidad de hacer preguntas y obtener consejos sobre diversos temas como cuándo empezar con los sólidos.


Lecturas relacionadas con: ¿Son necesarias las revisiones pediátricas?

miércoles, 26 de noviembre de 2014

¿A qué edad empiezan los niños a perder sus dientes de leche?

¿A qué edad empiezan los niños a perder sus dientes de leche?

Los dientes de leche suelen comenzar a caerse alrededor de los 6 años de edad.

Los dientes de leche se caen, normalmente, en el orden en que salieron, es decir primero se caen los incisivos centrales inferiores (los dos dientes inferiores de delante), seguido de los incisivos centrales superiores (los dos dientes superiores frontales), luego los incisivos laterales, primeros molares, caninos y por último los segundos molares.

Aunque la edad promedio en el que comienzan a caerse los primeros dientes de leche es alrededor de los 6 años, ésto puede variar. Las niñas por lo general pierden los dientes de leche antes que los niños, y los últimos dientes de leche suelen caer antes de las 12 o 13 años.

Cuando algún diente comienza a estar flojo puede que el niño quiera sacarlo. En este caso lo mejor es sujetar el diente firmemente con un pañuelo de papel o un pedazo de gasa y sacarlo con un giro rápido. Si el diente es resistente, esperar unos días y volver a intentarlo. En el caso de que el diente no esté lo suficientemente flojo, y ya comience a aparecer el diente definitivo, lo mejor es consultar con el dentista. 

Algunos consejos sobre la salud dental de un niño:
A veces cuando un niño comienza a perder sus dientes de leche, es un buen momento para reforzar la importancia de un cuidado dental apropiado. 
  • Debe cepillarse los dientes al menos dos veces al día.
  • Ayude al niño a usar el hilo dental antes de acostarse.
  • Límite que coma y beba entre comidas y antes de acostarse, especialmente golosinas y bebidas azucaradas como refrescos.
  • Programe visitas regulares al dentista.
  • Pregúntele al dentista sobre la conveniencia del uso de tratamientos de flúor y selladores dentales para ayudar a prevenir la caries dental.


Lecturas relacionadas con: ¿A qué edad empiezan los niños a perder sus dientes de leche?

martes, 18 de noviembre de 2014

Las bebidas energéticas son muy perjudiciales para los niños

Las bebidas energéticas son muy perjudiciales para los niños

Los casos de niños que están sufriendo problemas cardíacos y neurológicos graves como consecuencia del consumo de bebidas energéticas es alarmantemente alto. Estas son las conclusiones de un nuevo estudio, presentado en las Sesiones Científicas de la American Heart Association de 2014, relativo a los informes presentados por los Centros de Toxicología de los Estados Unidos.

Las bebidas energéticas pueden contener grandes cantidades de cafeína que pueden causar un aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca en los niños. Algunas bebidas energéticas pueden hasta 400 mg de cafeína por lata o botella, en comparación con los 100 a 150 mg de cafeína que hay en una taza de café. La intoxicación por cafeína se produce cuando los niveles exceden de 400 mg por día en los adultos, de 100 mg al día en los adolescentes y de 2,5 mg por cada kg de peso corporal en los niños menores de 12. 

Las bebidas energéticas no deben formar parte de la dieta de un niño. Además, cualquier persona que tenga problemas cardíacos, neurológicos u otras condiciones médicas significativas debe consultar con su médico para asegurarse de que es seguro consumir bebidas energéticas.

Los autores de la investigación analizaron los registros de las llamadas a 55 Centros de Toxicología de los Estados Unidos. Los resultados mostraron que de los 5.156 casos estudiados de exposición a bebidas energéticas, el 40% eran exposiciones no intencionales de niños pequeños.  La "exposición" se refiere al contacto real o sospechoso con una sustancia que puede haberse ingerido, inhalado, absorbido o aplicado en el cuerpo.

Se registraron consecuencias de moderada a graves de la exposición de estos niños a las bebidas energéticas, y se observó como en el 42% de los casos las exposiciones eran a las bebidas energéticas mezcladas con alcohol. 

También se encontró que, independientemente de la edad del niño, las mayores consecuencias, los efectos cardiovasculares como alteraciones del ritmo del corazón aparecieron en el 57% de los casos. Mientras que los efectos neurológicos, como las convulsiones, en el 55% de los casos.

Aún no se sabe si los compuestos de las bebidas energéticas, distintos a la cafeína, podrían contribuir a los efectos nocivos, ya que muchos de los ingredientes añadidos nunca se han probado para la seguridad en los niños. Por lo que los autores, proponen la necesidad de propuestas que mejoren el etiquetado y esfuerzos para reducir la exposición de los niños a las bebidas energéticas.

American Heart Association Meeting Report (2014). Abstract 14841. Más información


Lecturas relacionadas con: Las bebidas energéticas son muy perjudiciales para los niños.

lunes, 10 de noviembre de 2014

¿Está mi bebé tomando suficiente leche?


Esta es una de las dudas más comunes que tienen las nuevas madres durante la lactancia materna.

La mayoría de las mujeres producen la suficiente cantidad de leche para amamantar a sus bebés con éxito. Se estima que sólo alrededor del 5% a 15% de las mujeres que amamantan tienen una baja producción de leche.

¿Cómo se puede saber si un bebé está recibiendo suficiente cantidad de leche materna?
Algunas de las cosas que pueden indicarte que tu bebé está recibiendo la suficiente cantidad de leche mientras lo estás amamantando son: 
  • Traga. Cuando te pongas el bebé al pecho, el bebé va comenzará a chupar rápidamente, lo que permite que aparezca la leche. Luego el movimiento de succión será más profundo y lento mientras traga. Notarás este movimiento en tu pecho, y verás cómo se mueve su mandíbula y oirás el ruido que hace cuando traga. 
  • Está satisfecho. Si el bebé parece satisfecho y bien alimentado después de darle de mamar probablemente todo va todo bien. Si el bebé hace muchas tomas que duran más de una hora o quiere mamar muy a menudo, con menos de una hora entre cada toma, puede que haya algún problema.
  • Ensucia los pañales. Que el bebé mache el pañal es un indicador fiable de que todo está bien. Debe necesitar al menos seis cambios de pañal cada día. El color y la consistencia de las heces es importante. 
  • Gana peso. Es normal que en los primeros días o semanas de vida el peso del bebé fluctúe un poco. A partir del día 10 de nacimiento, el bebé debe recuperar el peso que tenía al nacer. 

Lecturas relacionadas con: ¿Está mi bebé tomando suficiente leche?

martes, 4 de noviembre de 2014

¿Cuándo están listos para dejar los pañales?

¿Cuándo están listos para dejar los pañales?

Si tienes un niño pequeño, es posible que ya hayas empezado a plantearte cuándo y cómo vas a saber si tu hijo está preparado para quitarle los pañales. O lo que es lo mismo, ¿cuándo comenzará el niño a controlar sus esfínteres? 

No hay una edad mágica para que los niños comiencen a usar el inodoro. Todo va a depender del desarrollo físico y emocional del niño, aunque en la mayoría de los casos comienzan a mostrar interés entre los 24 y 36 meses. 


¿Qué signos indican que un niño está listo para quitarle el pañal?
Los padres son los que mejor conocen a sus hijos, por tanto serán ellos los que podrán reconocer más fácilmente cuándo el niño comienza a estar interesado y listo para "este nuevo avance". 

Algunas de las señales que pueden indicar que el niño está preparado para este nuevo aprendizaje incluyen: 

  • el niño es capaz de mantener el pañal seco durante dos horas o más al día.
  • el niño está interesado por usar el orinal o el inodoro. Es posible que quieran tirar papel dentro o tirar de la cadena. 
  • el niño entiende y es capaz de seguir instrucciones básicas.
  • el niño pide sentarse en el inodoro o en orinal. 
  • el niño es consciente de que ha ensuciado el pañal.


Algunos consejos que pueden ser útiles en el proceso de control de esfínteres.
Si crees que el niño está listo para poder quitarle el pañal: 
  • Compra ropa interior para varios cambios. Sobre todo en los primeros días es muy normal que hayan muchas "fugas". Intenta que la ropa interior que compres sea de dibujos animados. 
  • Puede ser útil comprar un orinal o un adaptador especial para niños para el inodoro. El niño se sentirá más cómodo. 
  • Ponerse de cuclillas, tocarse los genitales, moverse,... son algunos signos que pueden indicar que el niño podría necesitar ir al baño. Es importante responder rápidamente a estas señales, e intentar que el niño se familiarice con ellas para que sepa que es el momento de ir al baño.
  • Haz que sienta que ir al baño es algo positivo. Es un buen momento para leerle libros y cantar canciones
  • Sé paciente. Cuando el niño tiene un accidente, no le pongas ningún castigo
  • Felicita al niño cuando sea capaz de decirte que necesita ir al baño o cuando consiga llegar a tiempo. Es importante reforzar los esfuerzos del niño con elogios.
  • Considera la posibilidad de darle algún tipo de incentivo. Algunos niños responden a las pegatinas, llevarlos al parque, contarles un cuenta antes de dormir,... Experimenta que es lo que mejor funciona.

Y sobre todo recuerda que cada niño se desarrollan de forma individual. El aprendizaje del control de esfínteres se producirá cuando el niño esté listo. Si tienes alguna duda, consulta con tu pediatra.


Lecturas relacionadas con: ¿Cuándo están listos para dejar los pañales?

martes, 28 de octubre de 2014

Compartir la cama con los niños: ¿es bueno o malo?

Dormir con los niños: ¿es bueno o malo?

¿Se debe compartir la cama con un bebé?

Algunos estudios dicen que compartir la cama con el bebé es beneficioso, mientras que en otros se demuestra que esta práctica puede tener graves riesgos para la salud del niño. 

La Academia Americana de Pediatría establece que el colecho es la causa principal del síndrome de muerte súbita del lactante, la principal causa de muerte entre los lactantes entre 1 y 12 meses. Concretamente, un estudio, publicado en la revista Pediatrics, encontró que de las 8207 muertes infantiles que se habían producido en los Estados Unidos entre los años 2004 y 2012, el 69% de los lactantes estaban compartido la cama con un adulto en el momento de la muerte. 

Más recientemente, otro estudio de la Academia Americana de Pediatría encontró que incluso dormir con un bebé en un sofá aumenta significativamente el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. De 9073 muertes infantiles relacionadas con el sueño, los investigadores encontraron que el 12,9% se produjo en los sofás, y que la mayoría de estos niños estaban compartiendo el sofá con otro individuo cuando murieron. 

Aunque la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Consumer Product Safety Commission de EE.UU. están en contra del colecho con un bebé, un estudio de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los EE.UU. ha encontrado que el porcentaje de niños que comparten una cama con un adulto se han duplicado en los últimos años. ¿Cómo es que se ha producido este aumento, si el colecho conlleva riesgos para la salud del niño?

La principal razón por la que muchas madres optan por compartir la cama con su bebé es promover una lactancia materna, y que ésta sea prolongada. Las madres que comparten la cama con sus bebés tienen más probabilidades de amamantar a sus bebés durante más tiempo, y también aumenta la unión entre el padre y el bebé.

En países como Asia, África y algunas partes de Europa, el colecho es una práctica común y las tasas de síndrome de muerte súbita del lactante son los más bajas. Por lo que al contrario de lo que establecen la mayoría de las investigaciones sobre el colecho, existen algunos profesionales de la salud que afirman que compartir la cama con un bebé en realidad reduce el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante si se hace de manera segura

No parece por tanto que haya una regla de oro sobre la conveniencia o no de compartir la cama. Lo que si que parece es que en lo que la mayoría de las organizaciones de salud infantil y profesionales de la salud están de acuerdo es que la decisión de compartir la cama con los niños es exclusivamente a los padres


Lecturas relacionadas con: Compartir la cama con los niños: ¿es bueno o malo?

lunes, 20 de octubre de 2014

Diarrea y vómitos en niños

Diarrea y vómitos en niños

Al igual que la fiebre, los vómitos y la diarrea son síntomas comunes de muchas enfermedades asociadas con la infancia. 

¿Qué causa la diarrea y los vómitos en los niños?
La causa más frecuente de vómitos y diarrea en los niños es una infección estomacal o intestinal, por lo general causada por un virus, aunque también puede ser causada por una bacteria o un parásito.

Otras enfermedades que pueden causar vómitos y diarrea son:
  • Infección de garganta.
  • Infección del tracto urinario.
  • Infección respiratoria.
  • Meningitis. 
  • Infección del oído. 
  • Apendicitis 
  • Alergia o intolerancia a ciertos alimentos 
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos orales como los antibióticos.

¿Qué hacer para aliviar los síntomas de un niño cuando tiene vómitos y diarrea?
Lo más importante es prevenir la deshidratación. Debe asegúrese de que el niño beba mucho líquido aunque no tengan sed.


¿Cómo se puede prevenir la deshidratación en los niños? 
Lo más importante es la reposición de los líquidos y electrolitos que se han perdido con los vómitos y la diarrea.

En los bebés:
  • si se está amamantando, se debe continuar con leche materna ya que ésta tiene los líquidos y electrolitos necesarios para prevenir la deshidratación. En ocasiones, puede ser recomendable dar al bebé una solución de rehidratación oral, que se compra en farmacias, y contiene la combinación adecuada de sales, azúcares y otros nutrientes para ayudar a reemplazar los líquidos corporales perdidos.
  • si se alimenta al bebé con leche de fórmula, se recomienda cambiar a una leche libre o baja en lactosa, mientras que el bebé está enfermo, ya que la lactosa puede empeorar la diarrea. En algunos casos puede ser recomendable reemplazar la leche de fórmula por una solución de rehidratación oral durante las primeras 12-24 horas, y luego volver nuevamente a la leche de fórmula.
Para niños mayores se recomienda utilizar una solución de rehidratación para ayudar a reemplazar los líquidos corporales perdidos. Los niños mayores de 1 año también pueden tomar caldos, refrescos claros o zumos rebajados, es decir mezclar 50-50 con agua para ayudar a prevenir la deshidratación. El agua no contiene suficiente sal y nutrientes para ayudar con la deshidratación, por lo que en el caso de vómitos y diarreas graves lo mejor es utilizar la solución de rehidratación. Se deben evitar los refrescos ya que son normalmente muy altos en azúcar y pueden irritar el estómago del niño, y por tanto empeorar los síntomas.

¿El vómito y la diarrea pueden ser peligrosos? 

El vómito y la diarrea pueden ser perjudiciales ya que pueden causar deshidratación. La deshidratación ocurre cuando se pierde demasiado líquido, que en el caso de los niños más pequeños ocurre más rápidamente y puede causar problemas.


Lecturas relacionadas con: Diarrea y vómito en niños.

martes, 14 de octubre de 2014

Dejar que los bebés duerman en el sofá puede ser peligroso

Dejar que los bebés duerman en el sofá puede ser peligroso

El sofá es una superficie de descanso muy peligrosa para los niños. 

Un nuevo estudio advierte que dejar que los niños duerman en el sofá, incluso durante la siesta, puede ser arriesgado, ya que aumenta el riesgo de muerte infantil relacionada con el sueño.

Actualmente existe una gran controversia relacionada con el lugar más adecuado para que un bebé duerma. La Academia Americana de Pediatría aconseja que el lugar más seguro para que un bebé duerma es en la habitación de sus padres, pero no en su cama. Sin embargo, también hay estudios que muestran que las madres que comparten la cama con sus bebés los amamantan durante más tiempo.

El conocido como síndrome de muerte súbita del lactante es la principal causa de muerte entre los niños menores de 12 meses de edad. Muchas de estas muertes infantiles relacionadas con el sueño se han relacionado con el lugar en el que el bebé duerme.

En la nueva investigación, publicada en la revista Pediatrics, se encontró que de las 9.073 muertes infantiles relacionadas con el sueño estudiadas, el 12,9% se produjo en los sofás, de las cuales el 72% se produjeron en niños de entre 0-3 meses de edad. La mayoría de los bebés que murieron en el sofá mientras dormían estaban compartiendo el sofá con otra persona, y aunque habían sido colocados boca arriba, eran encontrados boca abajo o de lado.

Además, los bebés cuyas muertes relacionadas con el sueño estaban asociadas al uso del sofá eran más propensos a tener objetos alrededor y madres que fumaron durante el embarazo. Dos de los factores de riesgo que se han asociado con el síndrome de muerte súbita del lactante.

Rechtman LR, Colvin JD, Blair PS y Moon RY. Pediatrics (2014). Más información.


Lecturas relacionadas con: Dejar que los bebés duerman en el sofá puede ser peligroso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Volver