miércoles, 15 de abril de 2015

Convulsiones febriles en los niños

Convulsiones febriles en los niños

Entre el 2 y el 5% de todos los niños de entre 6 meses a 5 años experimentarán una convulsión asociada con la fiebre. 


Un episodio de convulsión febril puede ser algo aterrador para los padres. Aunque la mayoría piensa que algo grave está pasando, las convulsiones febriles son inofensivas. 


¿Qué son las convulsiones febriles?


Las convulsiones febriles son convulsiones provocadas por la fiebre en bebés o niños pequeños. 

Durante una convulsión febril, un niño puede:
  • perder el conocimiento.
  • poner los ojos en blanco.
  • tener una respiración irregular o incluso puede pararse.
  • mover sus extremidades. 
  • llorar o gemir.
  • volverse rígido.
  • orinarse.
  • vomitar.
  • tener contracciones en sólo una parte de su cuerpo, como un brazo o una pierna, o en la derecha o sólo la parte izquierda. 


La mayoría de las convulsiones febriles duran 1 o 2 minutos, aunque en algunos casos pueden ser muy breves y durar unos pocos segundos mientras que otros casos pueden llegar a durar más de 15 minutos.


¿Por qué ocurren las convulsiones febriles?


Las convulsiones febriles ocurren, por lo general, en los niños con fiebres superiores a 39ºC, pero también pueden ocurrir con fiebre más baja, y por lo general porque ha habido un aumento repentino de la temperatura corporal.

Aunque cualquier niño de entre 6 meses y 5 años puede tener una, las convulsiones febriles son más comunes en los niños de entre 12 y 18 meses


¿Las convulsiones febriles son peligrosas para el niño?


Aunque pueden asustar a los padres, la gran mayoría de las convulsiones febriles son inofensivas. Únicamente se debe tener precaución para que durante una convulsión febril, el niño puede resultar lesionado por la caída o por que se pueda ahogar con algún alimento o  se atragante con la saliva. 

No existe ninguna evidencia científica que demuestre que que las convulsiones febriles puedan causar algún tipo de daño cerebral. 


¿Qué hacer cuando un niño sufre convulsiones febriles?

Las convulsiones son aterradoras, pero es importante que los padres y los cuidadores mantengan la calma. Para evitar lesiones accidentales:
  • El niño debe ser colocado sobre una superficie protegida como el suelo. 
  • El niño no debe ser tomado en brazos ni se deben restringir sus movimientos durante las convulsiones.
  • No deben ponérsele paños de agua fría, ni darle medicamentos para la fiebre durante la convulsión.
  • El niño debe ser colocado en su lado o boca abajo para evitar la asfixia. 
  • Deben ser retirados con cuidado cualquier objeto que el niño pueda tener en la boca. 
  • Nunca se debe colocar nada en la boca del niño durante una convulsión. Los objetos colocados en la boca pueden romperse y acabar obstruyéndole las vías respiratorias. 


Si la convulsión dura 10 minutos, el niño debe ser llevado de inmediato al centro médico más cercano. 

Cuando la convulsión haya parado, se debe continuar intentando bajarle la fiebre con algún analgésico tipo paracetamol, con paños fríos en la frente, baños con agua tibia (nunca fría). Aunque el niño puede que aún no te responda, si su respiración se ha vuelto a la normalidad, déjalo descansar. Pronto se irá sintiendo mejor.



Seguir leyendo: 

lunes, 13 de abril de 2015

Reflujo en bebés

Reflujo en bebés

En la parte superior del estómago existe una válvula que impide que el contenido del estómago pase nuevamente al esófago. 


A muchos bebés esta válvula no les funciona muy bien, y la leche y el ácido del estómago pueden volver a subir y salir por la boca. Es lo que se conoce como reflujo, y es la razón por la que muchos bebés expulsan leche por la boca, sobre todo después de haber comido. 

Normalmente no suele ser un problema. Los bebés retienen la suficiente cantidad de leche en sus estómagos para no tener hambre y crecer con normalidad. El único "problema" es que hay más ropa para lavar.


¿Es normal que un bebé tenga reflujo?


Es normal que los bebés regurgiten, o incluso que después de las comidas vomiten de vez en cuando. Esto se conoce como reflujo, y la mayoría de bebés lo superan al año de edad.

Sin embargo, cuando un bebé regurgitan mucho puede acabar afectándole a su crecimiento o incluso provoca problemas de esófago o respiratorios, puede que tenga una enfermedad de reflujo gastroesofágico, que necesita ser tratada.


¿Cómo saber si un bebé tiene reflujo gastroesofágico?


Hay ciertos comportamientos que pueden indicar que un bebé tiene reflujo gastroesofágico:
  • No aumenta de peso.
  • Regurgita o vomita con fuerza, causando el contenido del estómago salga disparado fuera de la boca.
  • Regurgita líquido verde o amarillo.
  • Regurgita sangre.
  • No quiere comer.
  • Tiene sangre en sus heces.
  • Tiene dificultad para respirar
  • Comienza a vomitar a partir de los 6 meses.


¿Por qué se produce el reflujo en los bebés?


Son varios los factores que pueden provocar reflujo en los bebés, aunque lo más común es que se produzca por una combinación de factores. 

En los bebés, la válvula que separa el esófago y el estómago, llamada esfínter esofágico inferior, todavía no ha madurado lo suficiente, lo que hace que el contenido del estómago pueda pasar al esófago. Con el tiempo, esta válvula solo se abrirá cuando el bebé trague y permanecerá cerrada herméticamente el resto del tiempo.

Los bebés pasan la mayor parte del tiempo acostados, lo que hace que sea más probable que se produzca reflujo. Además, su dieta es completamente líquida lo que también favorece el reflujo.

En algunos casos, los síntomas de reflujo infantil pueden indicar otros problemas más importantes como:
  • Gastroenteritis alérgica. Es una intolerancia a ciertos alimentos, generalmente a la proteína de la leche de vaca.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico. Es una condición en la que el reflujo es tan ácido que puede llegar a irritar y dañar el revestimiento del esófago.
  • Esofagitis eosinofílica. Es una condición donde los eosinófilos, un tipo de glóbulos blancos, se acumulan y dañan el revestimiento del esófago.
  • Obstrucción. Es producida por la obstrucción, el estrechamiento en el esófago (estenosis esofágica) o del paso entre el estómago y el intestino delgado (estenosis pilórica).


¿Cómo se puede evitar el reflujo en los bebés?


Algunas cosas que pueden reducir el reflujo en los bebés:
  • Mantener al bebé en posición vertical. 
  • Alimentar al bebé en una posición lo más erguida posible.
  • Mantener al bebé en una posición sentada durante 30 minutos después de darle de comer.
  • Pruebe y tomas más frecuentes de menor tamaño. 
  • Alimentar al bebé con menos cantidades de leche pero con más frecuencia.




Seguir leyendo: 

martes, 7 de abril de 2015

Usar lejía para limpiar puede hacer que los niños tengan más infecciones respiratorias

Usar lejía para limpiar puede hacer que los niños tengan más infecciones respiratorias

Los niños en edad escolar que viven en una casa donde se usa lejía frecuentemente tienen un mayor riesgo de sufrir bronquitis recurrentes.



La lejía es comúnmente utilizada en los hogares, las escuelas y en los edificios públicos como producto de limpieza. Ahora, un estudio, publicado en la revista Occupational & Environmental Medicine, muestra que la exposición pasiva al cloro de la lejía podría aumentar la frecuencia de las infecciones respiratorias entre los niños en edad escolar

Se examinó los efectos de la exposición al cloro en el hogar entre niños de entre 6 y 12 años de Finlandia, España y los Países Bajos. 

Entre los distintos países se encontraron diferencias importantes en lo relativo al uso de la lejía, así el 72% de los encuestados de España usaban lejía mientras que sólo el 7% de los encuestados de Finlandia la usaban. Además, todas las escuelas españolas que participaron en el estudio fueron limpiadas con lejía, mientras que ninguna de las escuelas finlandesas fue limpiada con lejía. 

Se encontró que la frecuencia de las infecciones fue mayor entre los niños cuyos padres usaban regularmente lejía en sus hogares. En concreto, entre los niños cuyos padres utilizaron lejía en el hogar, el riesgo de haber sufrido un episodio de gripe en los últimos 12 meses fue del 20% mayor, un 35% mayor para la amigdalitis recurrente y un 18% mayor para cualquier infección, en comparación con aquellos niños cuyos padres no usaban lejía para limpiar sus casas.

Estos resultados sugieren que la exposición pasiva a la lejía usada para la limpieza en el hogar está asociada con un aumento de la frecuencia de las infecciones respiratorias en niños en edad escolar


Casas L, Espinosa A, Borràs-Santos A, Jacobs J, Krop E, Heederik D y col. Occupational & Environmental Medicine (2015). Más información.



Seguir leyendo:

miércoles, 1 de abril de 2015

Los alimentos enriquecidos no siempre son los mejores

Los alimentos enriquecidos no siempre son los mejores

Una dieta saludable es esencial para poder conseguir las cantidades suficientes de nutrientes.


Pero el consumo excesivo de nutrientes también puede ser perjudicial.

A menudo, los fabricantes de alimentos fortifican los alimentos con grandes cantidades de vitaminas y minerales para hacerlos más nutritivos y hacer que se vendan mejor. El consumo de estos productos fortificados con nutrientes puede hacer que consumamos cantidades de nutrientes mucho mayores que las que son consideradas como seguras.

¿Son mejores los alimentos enriquecidos con vitaminas?


Un ejemplo de estos alimentos fortificados son los cereales que muchos niños toman en el desayuno. Su consumo puede hacer que los niños pequeños estén en riesgo de consumir demasiado de tres nutrientes: la vitamina A, el zinc y la niacina. Estos tres nutrientes se fortifican en los alimentos en cantidades que están calculadas para adultos, no para niños.

La vitamina A, zinc y niacina son necesarios para la salud, pero en dosis muy altas pueden causar problemas para la salud. 

Muchos padres pueden dejarse llevar por la publicidad de muchos productos que promueven altos niveles de fortificación para hacer más nutritivos sus productos. En un estudio se analizaron los datos de las etiquetas de información nutricional que aparecen en los cereales de desayuno, que es un producto que suelen estar frecuentemente fortificado, y que se comercializan especialmente para los niños. Se revisaron 1.556 tipos de cereales para el desayuno fortificados, y se identificación de 114 tipos de cereales que tenían un 30% o más del valor diario recomendado para adultos de vitamina A, zinc y/o niacina, y 27 tipos de cereales que tenían un 50% por ciento o más del valor diario recomendado para adultos en uno de estos nutrientes.

Una sola porción de cualquiera de estos cereales superaría el límite seguro de uno o más de estos nutrientes en niños menores de 8 años


Problemas de salud provocados por el exceso de nutrientes.


Muchas de las vitaminas y minerales que ingerimos diariamente pueden actuar como fármacos en el organismo cuando se toman en cantidades altas. Así por ejemplo, con el tiempo, la ingestión diaria de demasiada vitamina A puede conducir a problemas de salud como lesiones en el hígado, anormalidades esqueléticas, descamación de la piel, uñas quebradizas y caída del cabello. 

Unos niveles altos de zinc pueden provocar la absorción de cobre que pueden provocar anemia y cansancio. Unos niveles de zinc altos también puede afectar negativamente los glóbulos rojos y blancos y la función inmune. 

Con respecto a la niacina, aunque es menos tóxica que la vitamina A y el zinc, cuando se ingiere demasiada puede provocar erupción cutánea, náuseas o vómitos.


Lo más recomendable.


Los padres pueden dar a sus hijos productos enriquecidos, pero lo recomendable es que no les den más del 20-25% de la dosis diaria recomendada para adultos de vitamina A, zinc y niacina.

El exceso de vitamina A puede causar defectos de nacimiento, por lo que también es recomendable que las mujeres embarazadas controlen el consumo de productos enriquecidos con vitamina A, especialmente si están tomando además algún complejo vitamínico prenatal.

Los adultos mayores también denen controlar la ingesta de vitamina A con el fin de evitar los riesgos de osteoporosis y fractura de cadera que se ha asociado con una alta ingesta de vitamina A.



Seguir leyendo: 

jueves, 26 de marzo de 2015

¿Cómo aliviar el dolor en los niños?

¿Cómo aliviar el dolor en los niños?


Cuando un niño tiene dolor, siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y tratamiento.


Las posibles causas de dolor en los niños incluyen:
  • lesiones.
  • enfermedades.
  • intervenciones médicas como la cirugía o las vacunas.
  • eventos normales infantiles como la dentición. 

Además de los signos físicos de dolor, como la frecuencia cardíaca, la presión arterial o los niveles de oxígeno en sangre, saber cuánto dolor sufre un niño puede ser difícil, sobre todo en bebés y niños muy pequeños. 

Podemos saber que un niño está sintiendo dolor si llora, gime o se retuerce. El niño pueden estar enrojecido, sudoroso, o pálido. También puede servir comprobar la existencia de cambios en su comportamiento como estar más tranquilo o más irritable de lo normal, no querer jugar, perder el apetito, mostrarse indiferente o tener incluso comportamientos regresivos como chuparse el dedo. 


¿Cómo se puede aliviar el dolor en los niños?


Los mimos y la atención de los padres siempre son una "buena" forma de poder aliviar el dolor en los niños. La distracción con juegos, libros o su programa de televisión favorito también pueden ayudar.

Si se necesita un medicamento para aliviar el dolor en un niño siempre se deben seguir las instrucciones de un médico o farmacéutico. En el caso de dolor leve, como el asociado a la erupción de un nuevo diente, el paracetamol o el ibuprofeno suelen ser bastante efectivos. En casos más graves, como la fractura de un hueso, serán necesarios medicamentos más fuertes. 

Dentro de los medicamentos para aliviar el dolor se distinguen:
  • Medicamentos analgésicos no opioides. Se utilizan para el tratamiento del dolor de leve a moderado. En este grupo se incluye: 
    • Paracetamol.
    • Ibuprofeno. Además de aliviar el dolor también reducen la inflamación.

  • Medicamentos analgésicos opioides. Se utilizan para tratar el dolor de moderado a severo, y sólo pueden darse a los niños bajo instrucciones de un médico. En este grupo se incluye:
    • Codeína.
    • Morfina.
    • Tramadol.
    • Oxicodona.


Algunos consejos para el manejo del dolor en los niños.


  • Utilizar siempre medicamentos que estén formulados específicamente para la edad del niño
  • Seguir las recomendaciones para calcular la dosis exacta. Muchos de los medicamentos para niños se basan en la edad del niño o en el peso. Si el niño tiene mucho o poco peso para su edad, siempre es recomendable preguntar al médico o farmacéutico sobre la dosis correcta. 
  • No por dar más cantidad de medicamento se aliviará más ni mejor el dolor. Al contrario, dar más cantidad de la recomendada que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios o incluso puede ser dañino para el niño.
  • Si el niño tiene mucho dolor, lo mejor es buscar ayuda médica lo antes posible. 
  • Utilizar la jeringa oral o el medidor que viene con el medicamento para obtener la dosis correcta. Nunca se debe usar una cuchara para dar un fármaco, esto no es una forma precisa de medir la dosis correcta. 



Seguir leyendo: 

miércoles, 18 de marzo de 2015

Alargar la duración de la lactancia materna hace adultos más inteligentes

Alargar la duración de la lactancia materna hace adultos más inteligentes


Una lactancia materna prolongada puede conducir a beneficios en la vida adulta, como un aumento del nivel educativo e incluso de los ingresos.


Son bien conocidos los beneficios a corto plazo que la lactancia materna tiene para los niños, pero ahora un nuevo estudio, publicado en la prestigiosa revista The Lancet ha encontrado las ventajas a largo plazo de este tipo de alimentación infantil.

La lactancia materna exclusiva se recomienda durante los primeros 6 meses de vida, y debe continuarse junto a los alimentos sólidos al menos hasta la edad de 1 año. 

En la nueva investigación se estudió a un grupo de casi 3.500 personas desde su nacimiento hasta los 30 años, y se encontró que la lactancia prolongada (más de 12 meses) está vinculada a una inteligencia superior, una escolarización durante más tiempo y mayores ingresos en la edad adulta. La magnitud de los beneficios fue mayor cuanto más tiempo un niño fue amamantado por hasta 12 meses. 

En comparación con los bebés que fueron amamantados durante menos de un mes, los bebés alimentados con leche materna durante 12 meses tuvieron cuatro puntos más de coeficiente interlectual, 0,9 años más de escolaridad y ganaron más de 100€ más por mes. 

Los efectos beneficiosos de la leche materna en la inteligencia probablemente se deban a la presencia de ácidos de cadena larga grasos saturados (DHA) de la leche materna, que son esenciales para el desarrollo cerebral. 

Victora CG, Lessa Horta B, Loret de Mola C, Quevedo L, Tavares Pinheiro R, y col. The Lancet (2015). Más información.


Seguir leyendo: 

martes, 17 de marzo de 2015

Infección de orina en niños

Infección de orina en niños

Las infecciones urinarias son bastante comunes en los niños. 


¿Qué causa las infecciones del tracto urinario? 


El tracto urinario lo componen: los riñones, los uréteres (los tubos que van desde los riñones hasta la vejiga), la vejiga y el uretra (tubo que va desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo).

Las infecciones de orina se producen cuando las bacterias penetran en la vejiga o en la uretra. Las bacterias que causan la mayoría de las infecciones son las del intestino. Estas bacterias pasan desde la piel exterior a través de la uretra hacia la vejiga.

En los bebés, las infecciones urinarias son más frecuentes en niños que en niñas, pero cuando los niños crecen esto es al revés, siendo las niñas más propensas a tener infecciones. Las niñas tienen más infecciones porque la uretra es más corta que en los niños, y es más fácil para los gérmenes entrar en la vejiga. Además, la abertura de la uretra está más cerca del ano, de donde normalmente provienen los gérmenes que causa las infecciones de orina.


¿Cómo saber si un niño tiene una infección de orina? 


Las infecciones de las vías urinarias pueden manifestarse de muchas formas.
  • En el caso de bebés, los síntomas suelen ser difusos. El bebé puede estar más irritable de lo normal, puede que no quiera comer, sufra de vómitos y diarrea, y/o tenga una erupción del pañal. También puede tener fiebre, aunque no suele ser una fiebre alta.
  • En niños pueden tener algunos o todos los síntomas anteriores y también pueden tener dolor de barriga, necesidad de ir al baño con mucha frecuencia y urgencia, y dolor al orinar. Su orina puede oler más fuerte y ser más oscura. 
La infección de orina puede hacer que algunos niños no sean capaces de retener la orina y vuelvan a mojar sus camas durante la noche o la ropa durante el día porque no pueden llegar al baño con la suficiente rapidez. 

¿Cómo se detecta la existencia de una infección de orina en un niño?


Si parece que un bebé o un niño puede tener una infección de orina, se realizará un cultivo de orina

Un cultivo de orina consiste en "cultivar" la bacteria causante de la infección en un gel especial para poder saber qué germen es y así determinar qué antibióticos será el más adecuado para eliminarlo. Un cultivo tarda algunos días. 

Otra forma es mediante unas tiras reactivas que al introducirlas en la muestra de orina detecta la existencia de una infección. Este método no es tan efectivo como el cultivo, y puede que salga normal, incluso si un niño tiene una infección. 


¿Cómo se tratan las infecciones del tracto urinario?


La mayoría de los niños con infecciones del tracto urinario necesitarán antibióticos. Estos se pueden administrar por vía oral o por vía intravenosa. 

Además de los antibióticos, los niños con infecciones de orina necesitan descanso y un poco de atención extra porque no se sienten bien. También deben tomar mucho liquido para ayudar a eliminar la infección.


martes, 10 de marzo de 2015

Orzuelos en bebés

Orzuelos en bebés

El orzuelo es una de las enfermedades adquiridas de los párpados más comunes en los niños. 


¿Qué es un orzuelo?


Un orzuelo es el resultado de una infección de una glándula sebácea o folículo del pelo de las pestañas. 

Puede o no ser doloroso para el bebé. 

¿Por qué se producen los orzuelos en los bebés?


Los orzuelos generalmente son causados por un tipo de bacteria llamada Staphylococcus aureus. Frotarse los ojos con las manos sucias puede causar la aparición de un orzuelo. 

¿Cómo se tratan los orzuelos en los bebés?


Por lo general, los orzuelo desaparecen por sí solos. Puede ser útil aplicar un paño tibio (no caliente) y húmedo en el ojo afectado durante 5 a 10 minutos cuatro veces al día. El orzuelo suele drenar y curarse después de unos días. Aunque en algunas ocasiones, puede ser necesario aplicar una pomada antibiótica sobre el orzuelo.

Nunca se debe apretar el orzuelo, ya que además de causar dolor, podría empeorar la infección. 

Una vez que el orzuelo comience a drenar, se debe lava el párpado del niño con un paño o una gasa limpia y un poco de agua caliente para evitar que la pus infectada se propague. 

¿Qué puedo hacer para evitar que mi bebé contraiga un orzuelo?


Una buena higiene puede prevenir la mayoría de los orzuelos. Es importante lavarse siempre las manos antes de tocar los ojos del bebé e intentar que el niño también tenga las manos limpias.

¿Cómo evitar que la infección se propague?

Cuando aparece una infección en un solo ojo, no se debe utilizar el mismo paño o toalla para limpiar ambos ojos, porque la bacteria puede propagarse de un ojo al otro. También se puede propagar a los ojos de otras personas, por lo que no se debe compartir el paño o la toalla con el niño, y también es importante lavarse bien las manos después de tocar los ojos del niño. 

No es necesario necesario evitar que el niño vaya a la guardería o la escuela.


Seguir leyendo:

jueves, 5 de marzo de 2015

¿Por qué los niños no deben abusar de los zumos?

¿Por qué los niños no deben abusar de los zumos?

Las bebidas dulces como son los zumos pueden causar problemas de salud a los niños si se consumen en grandes cantidades.

¿Es bueno que los niños tomen zumo?


Los niños no necesitan incluir zumos de frutas en su dieta para que ésta sea saludable. En general , el consumo de bebidas dulces, como los zumos o los refrescos, reducen la calidad de la dieta de un niño, y se ha vinculado con el aumento de peso y la mala salud oral.

El zumo de frutas contiene menos fibra, es menos nutritivo y tienen un mayor contenido en azúcares que la fruta fresca. Además, muchos de los zumos que compramos suelen tener una gran cantidad de azúcar añadido para hacer su sabor más dulce.

Los zumos de frutas contienen azúcares que se encuentran en las frutas frescas, pero no es necesario que los niños tomen zumos de fruta para tener una dieta equilibrada y saludable, ya que suelen contener una gran cantidad de azúcares. Lo mejor es alentar a los niños a comer fruta natural y a beber agua o leche en lugar de zumo para establecer unos buenos hábitos de alimentación temprana.

El niño recibirá más nutrientes y fibra, y mucho menos azúcar, si consume fruta en lugar de zumos. Por lo que lo mejor es que los niños coman fruta y beban agua en vez de tomar zumos

Sin embargo, el zumo no es del todo malo. Un vaso pequeño de zumo puede ser una forma práctica de conseguir que un niño tome una de las cinco porciones diarias de frutas recomendadas para los niños. 

Un consejo: Elegir los productos que son 100% zumo de fruta, y preferentemente los que son ricos en vitaminas y antioxidantes.


Seguir leyendo:

jueves, 26 de febrero de 2015

Alternativas a la leche de vaca para niños


Técnicamente las "leches vegetales" no son leche, son bebidas hechas de semillas de plantas, que están libres de colesterol y contienen pocas grasas saturadas.

Son muchas las razones por las qué unos padres podría querer que sus hijos tomasen una alternativa a la leche de vaca: intolerancia a la lactosa, evitar los productos derivados de animales o simplemente por su sabor. Sea cual sea la razón por la que se decide consumir "leche vegetal", son solo eso, alternativas a la leche de vaca.

Las "leches vegetales" no son sustitutos nutricionales de la leche de vaca. Todas las "leches vegetales" deben complementarse con vitaminas y minerales para intentar asemejarse a los nutrientes que proporcionada la leche de vaca. Es importante destacar que ninguno de estos tipos de "leche vegetal" proporciona una nutrición completa para los bebés, y que nunca deben sustituir a la leche materna o la fórmula infantil en niños de 0 a 12 meses (salvo en el caso de recomendación médica).

En el mercado podemos encontrar un montón de "leches" hechas a base de plantas como el arroz, la avena, la soja o las almendras. La composición nutricional de cada una de estas opciones va a varía de acuerdo con el ingrediente básico. Algunas de las más comunes son: 
  • Leche de soja. Tiene aproximadamente la misma cantidad de proteínas que la leche de vaca y un poco de hierro, pero poco calcio a menos esté fortificada. Lo mejor es elegir leche a base de soja orgánica que ha sido cultivada sin el uso de pesticidas y no han sido modificados genéticamente. 
La presencia de isoflavonas en productos de soja parece que podrían disminuir modestamente los niveles de colesterol (LDL), pero dado que algunas isoflavonas se han asociado con la estimulación del sistema reproductivo,  podría afectar el desarrollo de los niños y estar vinculado con la pubertad precoz
  • Leche de almendras. Es muy nutritiva y es rica en vitamina E que parece que reduce el desarrollo de ciertos cánceres. 
  • Leche de coco. Es muy rica en grasas naturales.
  • Leche de avena. Es rica en proteínas y ayuda al sistema inmunológico. 
  • Leche de arroz. Es el tipo de leche vegetal más ligero y digerible, por lo que es perfecta para aquellos niños que tienen alergias a los alimentos, y también es baja en grasa y está libre de proteínas. La leche de arroz tiene un sabor muy suave, que hace que sea una bebida refrescante o un acompañamiento adecuado para los cereales de desayuno. 

Para los niños sanos, la leche es sólo una bebida. Los niños no necesitan leche después del primer año de vida. Los niños pueden obtener el calcio, las vitaminas, la fibra, la energía y la grasa que necesitan de una gran cantidad de alimentos, que no son leche. Por lo que la leche no es imprescindible en la nutrición diaria de los niño, sin embargo, en una sociedad que normalmente "bebe" demasiadas calorías, es preferible que los niños consuman bebidas bajas en grasa, bajas en calorías y sin azúcar. Así que la leche siempre es una gran opción como parte de una comida saludable.


Lecturas relacionadas: Alternativas a la leche de vaca para niños. 

lunes, 23 de febrero de 2015

¿Qué hacer cuando un niño se golpea la cabeza?

¿Qué hacer cuando un niño se golpea la cabeza?

Todos los niños se caen y puede que se golpen la cabeza, sobre todo cuando están aprendiendo a andar. 

Aunque afortunadamente lo más común es que los golpes en la cabeza solo causen pequeños moratones y dolor en la zona del golpe, en ocasiones también pueden causar daños más graves por lo que es importante estar atento al comportamiento del niño después de un golpe en la cabeza.

Al evaluar lesiones en la cabeza, se debe diferenciar entre una lesión de cráneo y una lesión cerebral. El cráneo está formado por huesos y cubierto por el cuero cabelludo que está muy vascularizado, cuya función es la de proteger al cerebro. La mayoría de las caídas implican sólo la lesión del cuero cabelludo, lo que provoca un sangrado abundante si se produce un corte o una gran hinchazón como consecuencia de la rotura de los vasos sanguíneos de debajo de la piel. Estos hinchazones y hemorragias suelen limitarse a una lesión en el cuero cabelludo y rara vez indican que ha habido alguna lesión en el cerebro. Con la aplicación de un poco de presión y algo de hielo suele ser suficiente para bajar la inflamación. 

Los cortes en el cuero cabelludo, pueden sangrar mucho, debido a la buena irrigación sanguínea que tiene el cuero cabelludo. Se debe poner un apósito limpio sobre el corte y presionar el corte durante unos 5 a 10 minutos. Si el sangrado no se ha detenido en 10 minutos, debes ir a que lo revise un médico

La principal preocupación después de un golpe en la cabeza es la posibilidad de que se haya producido algún daño en el cerebro, que puede presentarse a modo de hemorragia cerebral y/o conmoción cerebralUna hemorragia cerebral se produce cuando hay rotura de los vasos sanguíneos que hay en el espacio que hay entre el cráneo y el cerebro, o incluso en los vasos sanguíneos del cerebro, la hemorragia que se produce puede aumentar la presión y comprimir el cerebro. 

El cerebro es capaz de moverse una pequeña distancia en el interior del cráneo. Cuando un niño sufre un golpe en la cabeza, el cerebro puede golpear primero un lado del cráneo, luego el otro. Esto a veces puede dañar los vasos sanguíneos y causar el sangrado del cerebro. La conmoción cerebral puede provocar desde un dolor de cabeza a la pérdida del conocimiento. 


¿Cuándo hay que preocuparse?
Se debe buscar ayuda médica si:
  • si el golpe en la cabeza se ha producido desde mucha altura.
  • si el niño está pálido, o azulado.
  • si el niño está aturdido o confuso.
  • si el niño pierde el conocimiento.
  • si el niño se encuentra mal o vomita después del golpe. 
  • si el niño está inconsciente.
  • si hay cambios en la respiración.
  • sale un líquido claro de la nariz y/o los oídos.

Es normal que después de una caída o un golpe en la cabeza los niños pequeños tengan sueño, especialmente si han llorado mucho o está próxima la hora en la que se suelen ir a la cama. Si el niño parece que está bien después del golpe en la cabeza, no pasa nada por dejarlo dormir. Deja que el niño duerma, pero despiértalo cada dos horas, y si está inusualmente somnoliento, es decir si después de las dos hora de sueño no se puede despertarse o está aturdido cuando se despierta, sería recomendable que lo examinara un médico.


Lecturas relacionadas con: ¿Qué hacer cuando un niño se golpea la cabeza?

martes, 17 de febrero de 2015

¿Cómo saber si un niño tiene parásitos intestinales?

¿Cómo saber si un niño tiene parásitos?

La mayoría de las familias con niños pequeños han tenido que lidiar alguna vez con los parásitos intestinales.

La oxiuriasis es el término médico con el que se conoce a la infección por oxiuros o lombrices intestinales. Es muy frecuente, tanto los adultos como los niños pueden tener lombrices intestinales, y no siempre tiene que provocar síntomas. 

¿Qué son los parásitos intestinales?
Los parásitos intestinales más comunes, a los que también suele referirse como lombrices o gusanos, son los oxiuros. Los oxiuros son pequeños gusanos blancos muy finos hasta 13 milímetros de largo que viven en el intestino grueso y alrededor del ano. 

¿De dónde provienen los oxiuros?
Los oxiuros producen grandes cantidades de huevos microscópicos que pueden estar en el polvo doméstico y se adhieren a la ropa, a las alfombras y a la ropa de cama. También se pueden transmitir a través del contacto con una persona que infectado con gusanos. 

Después de que una persona ha ingerido los huevos, éstos pasan a su intestino delgado donde eclosionan y maduran. Aproximadamente un mes después de que hayan salido de los huevos, las lombrices pueden reproducirse. Durante la noche, el gusano adulto sale y pone los huevos alrededor del ano, y es en este momento en el que se producen el síntoma clásico de la infección que es el picor intenso. Rascarse o no lavarse las manos después de ir al baño hace que los huevos pasen de las manos de nuevo a la boca, iniciándose un nuevo ciclo de producción del gusano. Las lombrices también pueden verse en las deposiciones o alrededor del ano especialmente por la noche.

Los huevos pueden estar también en la ropa y en la ropa de cama. Los huevos pueden sobrevivir hasta 2 semanas en estas superficies, y los gusanos adultos pueden vivir por hasta 6 semanas.

Es importante saber que los animales no son una fuente de infección de oxiuros. Los parásitos que tiene los animales son de un tipo y no pueden transmitirse entre personas y animales. 

¿Cómo podemos saber si un niño tiene parásitos intestinales?
Algunos niños puede que no muestren ningún síntoma, aunque el síntoma más común es el picor intenso, también puede aparecer cansancio, trastornos del sueño, rechinar los dientes, orinarse en la cama o pérdida de apetito.

¿Una infección por parásitos puede ser grave?
La infección por oxiuros no provocan problemas importantes de salud. Como consecuencia del picor, rascarse puede causar una erupción roja alrededor del ano, que a veces puede llegar a infectarse. 

En las niñas, los oxiuros pueden moverse dentro de la vagina, causando picazón y secreción vaginal. 

¿Cómo tratar una infección por parásitos intestinales?
Los oxiuros o lombrices no desaparecen por sí solas, por lo que los niños deben ser tratados para eliminar totalmente la infección.

El tratamiento para oxiuros es muy sencilla. Se debe administrar una sola dosis de medicamento a todos los miembros de la familia, no sólo al niño. Los tratamientos se pueden comprar en una farmacia sin receta. Los fármacos más comunes son pirantel y mebendazol que se pueden comprar sin receta en las farmacias. Siempre debe consultar con el médico o farmacéutico ya que algunos de estos medicamentos para las lombrices no son adecuados para los niños menores de 12 a 24 meses. 

Si un miembro de la familia tiene síntomas de infección por parásitos intestinales, se aconseja tratar a toda la familia aunque no tengan síntomas, ya que los gusanos se propagan muy fácilmente y es muy común que se produzca una reinfección.

Las cremas utilizadas para las erupciones de pañal que contienen zinc o el aceite de ricino pueden ponerse alrededor del ano a la hora de dormir y por la mañana para aliviar el picor. 

¿Cuánto tiempo tardarán en funcionar el tratamiento? 
Los tratamientos para los parásitos intestinales se administran por via oral, y suelen permanecer en el intestino, donde mata los gusanos (en general de 1 a 4 días). El picor alrededor del ano puede tardar algo más de tiempo en desaparecer, debido a que la piel de alrededor del ano se ha irritado por los gusanos. 

¿Cómo evitar que se produzca una infección de parásitos intestinales?
Para evitar una infección se recomienda:
  • Evitar que se muerda las uñas.
  • Mantener las uñas limpias y cortas.
  • Lavar las manos (y las uñas) antes de las comidas.
  • Lavar las manos después de ir al baño.
  • Cambiar y lavar la ropa de cama y las toallas con frecuencia.
  • Desinfectar el asiento del inodoro cada día durante una semana después del tratamiento.
  • Los niños deben llevar ropa interior o un pijama ajustado para evitar que se rasquen mientras duermen.
  • Lavar la ropa interior, el pijama y ropa de cama en agua caliente. No agites las sábanas cuando las cambies. 


Lecturas relacionadas con: ¿Cómo saber si un niño tiene parásitos?

lunes, 9 de febrero de 2015

¿Debo esterilizar los biberones después de cada uso?

¿Debo esterilizar los biberones?

¿Necesito esterilizar los biberones cada vez que los uso? 

No, solamente ser recomienda hacer una primera esterilización al comprar el biberón, después ya no es necesario volver a esterilizarlo después de cada uso.

Cuando compramos un biberón, un chupete o cualquier accesorio para la alimentación del bebé, podemos esterilizarlo poniéndolo en una olla grande con agua limpia hirviendo durante unos cinco minutos.

Después de la esterilización inicial, es suficiente con lavar a fondo los biberones con agua caliente y jabón. Meterlos en el lavavajillas también es una buena opción para hacer que los biberones estén limpios y libres de gérmenes.

Si que es recomendable que cada cierto tiempo esterilicemos los biberones, para asegurarnos que están completamente libres de gérmenes, y sobre todo después de que el bebé haya estado enfermo o sufra alguna infección oral tipo aftas o candidiasis bucal.


Lecturas relacionadas con: ¿Debo esterilizar los biberones después de cada uso?

miércoles, 28 de enero de 2015

¿Cómo deben ser los primeros zapatos de un niño?


Los pies del bebé están formados principalmente por cartílago que se va convirtiendo poco a poco en hueso a medida que el niño va creciendo. 

Debes saber que no hay necesidad de ponerle zapatos a un bebé hasta que comience a andar. Hasta que no llegue este momento, los zapatos sólo actúan como parte de su vestuario, para mantenerle los pies calientes o evitar que se saque los calcetines. Por lo tanto, al principio estos zapatos tienen que ser muy flexibles y suaves, deben estar fabricados con tejidos o cuero muy suave, y debes evitar que le estén demasiado apretados. Es importante asegúrese que sean del tamaño correcto.

Una vez que el bebé comienza a gatear o a dar sus primeros pasos con ayuda, debe ir descalzo tanto tiempo como sea posible ya que esto le ayudarán a fortalecer los arcos de sus pies y los músculos de las piernas.

Aunque para esta etapa, existen en el mercado zapatos (los puedes encontrar con el nombre de zapatos preandantes o precaminadores) hechos con materiales blandos y flexibles, aunque no son necesarios, pueden ser útil cuando el niño está realizando algún tipo de actividad al aire libre, o cuando los pies del bebé necesita un poco de protección . 

¿Cómo elegir el primer zapato?
A la hora de elegir el primer zapato, hay que tener en cuenta que los pies de los niños crecen muy rápidamente. El tamaño del pie de un niño se duplica en su primer año, y continúan creciendo rápidamente después.

Al elegir un primer zapato recuerda deben:
  • tener suelas flexibles.
  • ser ligeros y preferiblemente antideslizantes.
  • estar hechos de materiales suaves.
  • estar acolchados alrededor del cuello del tobillo, la parte del zapato que se encuentra justo debajo del tobillo, y tiene que tener cierres fuertes y ajustables



Lecturas relacionadas con: ¿Cómo deben ser los primeros zapatos de un niño?

martes, 20 de enero de 2015

¡Nunca sacudas a un bebé!

¡Nunca sacudas a un bebé!

Las sacudidas vigorosas o violentas pueden producir lo que se conoce como síndrome del bebé sacudido

El síndrome de bebé sacudido, es una forma clara y grave de maltrato infantil, en la que se producen lesiones cerebrales internas. Los bebés y los niños pequeños tienen los músculos del cuello demasiado
débiles para controlar el peso de la cabeza. Si se les sacude, la cabeza se zarandea rápidamente hacia adelante y hacia atrás, haciendo que el cerebro se golpee contra la pared del cráneo. Esto puede causar graves daños cerebrales, que pueden durar para siempre, y en algunos casos puede incluso causar la muerte del niño.

Sacudir a un bebé puede provocar daños cerebrales, pérdida del conocimiento, convulsiones, epilepsia ceguera, parálisis cerebral, problemas del habla o de aprendizaje, daño en los huesos u órganos como corazón, hígado, pulmones o riñones. 

Los bebés lloran para comunicarse. Un bebé que llora puede tener hambre, el pañal sucio, estar cansado, sentirse incómodo, tener demasiado calor o demasiado frío, estar asustado, sentirse solo, nervioso, aburrido, dolor, enfermo, o tener algún problema de dentición o cólicos.

Cuando un bebé no deja de llorar es normal sentirse frustrado y enojado. En estos casos lo mejor es intentar calmarse antes de hacer algo que puede tener consecuencias muy graves. Puede ser útil alejarse del llanto del bebé durante unos minutos. Dejar al niño en un lugar seguro y salir unos instantes de la habitación, salir a la calle, caminar, llorar, hablar en voz alta,... son algunas de las cosas que pueden hacerte liberar todo el estrés y la angustia que te genera oir el continuo llanto de tu bebé. También es una buena idea dejar al bebé a cargo de alguna persona responsable mientras te tomas un breve descanso. 


Lecturas relacionadas con: ¡Nunca sacudas a un bebé!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Volver