miércoles, 17 de junio de 2015

¿Se corta demasiado pronto el cordón umbilical después del parto?

El momento más conveniente para el pinzamiento y corte del cordón umbilical al nacer sigue siendo un tema controvertido.


La idea de que el corte del cordón umbilical debía ser lo antes posibles después del nacimiento comenzó sobre la década de los 50-60. Con esta técnica se pretendía reducir la tasa de hemorragia después del parto. 


¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical al nacer?


Pinzar y cortar el cordón umbilical antes. 


El problema de pinzar y cortar el cordón umbilical muy pronto es que durante los primeros minutos después del nacimiento, el bebé puede recibir entre 80 a 100 mililitros de sangre, lo que es casi un tercio de su volumen sanguíneo.

La mayor parte de este volumen de sangre pasa al bebé en los 2 o 3 primeros minutos tras su nacimiento. El volumen de sangre que el bebé recibe disminuye con la altura a la que el bebé se encuentra en relación con la madre y al tiempo que se tarda en cortar el cordón umbilical.


Retrasar el corte del cordón umbilical al nacer es beneficioso para la salud y el desarrollo del niño.


Un estudio realizado por investigadores suecos, y que se acaba de publicar en la revista JAMA Pediatrics, ha encontrado que el retraso en el pinzamiento del cordón más de 3 minutos mejora las habilidades motoras finas y las competencias sociales a los cuatro años de edad, sobre todo en los niños

Se realizó el seguimiento de niños durante cuatro años de niños a los que en su nacimiento el pinzamiento del cordón umbilical fue inmediato (diez segundos o menos después del nacimiento) con niños en los que se retraso el pinzamiento por menos tres minutos.


El hierro es importante para el desarrollo de cerebros. 


Los resultados del estudio también mostraron que los bebés en los que se retrasó el pinzamiento del cordón tenían menos deficiencia de hierro y anemia

El hierro es importante en el crecimiento cerebral y deficiencia de hierro puede conducir a retrasos cognitivos y de comportamiento duradero.


¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical al nacer?


En la actualidad, y sobre todo en base a este tipo de investigaciones, se recomienda no pinzar el cordón umbilical antes de un minuto y esperar hasta cinco minutos o incluso más si la madre así lo decide.

La Organización Mundial de la Salud recomienda retrasar el pinzamiento del cordón de 1 a 3 minutos después del nacimiento. 




Seguir leyendo: 

jueves, 11 de junio de 2015

Mi bebé no quiere el biberón ¿qué puedo hacer?

Todos sabemos lo importante que es la lactancia materna para un niño, pero en ocasiones, por circunstancia (decisión, trabajo, enfermedad, ...) necesitamos que nuestro bebé se alimente con un biberón y nos encontramos con el problema de que se niega a comer.


Mi bebé no quiere el biberón ¿qué puedo hacer?


Algunos consejos para conseguir que un bebé se alimente con biberón.


  • Intentar que el biberon "se parezca a mamá". 



Algunos bebés solamente toman el biberón si es similar, en el tacto, gusto y temperatura al pecho de su madre. Prueba a:
    • Comprar biberones con tetinas de flujo lento para que el bebé pueda obtener la leche poco a poco.
    • Intentarlo con diferentes tamaños y formas de tetina hasta encontrar la que más le guste al bebé. No hay ningún tipo de tetina con la que sea más fácil hacer que tu bebé se alimente, por lo que lo mejor es experimentar con diferentes tipos para averiguar la que prefiere tu bebé. 
    • Experimenta con la temperatura de la leche del biberón. Algunos bebés les gusta la leche a la temperatura corporal, al igual que la leche materna, pero otros la prefieren a temperatura ambiente.


  • Que otra persona le de el biberón al bebé.

Al principio, si es posible pídele a alguien que le de el biberón al bebé. Puede que así sea más fácil. Muchos bebés se toman el biberón cuando se lo da alguien que no es su madre y cuando su madre no está cerca. Los bebés son inteligentes y saben lo que les gusta. 

Mi bebé no quiere el biberón ¿qué puedo hacer?


  • Alternar biberones de leche materna con los de leche de fórmula.
Mi bebé no quiere el biberón ¿qué puedo hacer?


  • Ser paciente. 

Conseguir que un bebé utilice un biberón puede llevar algo de tiempo. Intenta tomártelo con calma.

Mi bebé no quiere el biberón ¿qué puedo hacer?


  • No lo obligues a alimentarse si realmente no quiere. 

Lo mejor es volver a intentarlo en otro momento o pasados unos días.


  • Utiliza una cuchara.

Si realmente no acepta un biberón, puedes intentar darle de comer con una cuchara o un vaso especial. 
Mi bebé no quiere el biberón ¿qué puedo hacer?


  • Caminar, bailar o balancéate.

Los movimiento rítmico puede calmar y ayudar a que el bebé se tome el biberón más a gusto.


  • Debe estar lo más tranquilo posible.

Prueba a darle el biberón cuando esté calmado, o incluso con sueño. Si esperar hasta que el bebé esté inquieto y hambriento va a ser más difícil. 

Mi bebé no quiere el biberón ¿qué puedo hacer?





Seguir leyendo: 

lunes, 8 de junio de 2015

Acupuntura para niños

¿Puede la acupuntura ser útil para el tratamiento de algunos problemas de salud en los niños?


Algunos estudios sugieren que la acupunctura puede aliviar enfermedades comunes como los cólicos, las infecciones de oído, los resfriados, la fiebre y la tos, especialmente cuando se combina con la medicina tradicional. 


Acupunctura en niños


Aunque pensar en pinchar con múltiples agujas a un niño pequeño puede sonar aterrador, las agujas que se utilizan en la acupuntura son muy finas, y los pinchazos mucho más sutiles que cuando se administran vacunas o se extrae la sangre. 

Las agujas que se usan en la acupuntura son tan finas, y no suele generar molestias. Solo en algunos casos pueden resultar un poco incómodas, sobre todo en el momento de colocarlas. 

Cuando se pincha la piel siempre hay un pequeño riesgo de sangrado o infección, pero en general, es bastante raro que se produzcan problemas relacionados con la acupuntura. 

¿Es segura la acupuntura en los niños?


Organismos como la Academia Americana de Pediatría no tiene ninguna postura particular sobre el uso de la acupuntura en los niños, aunque sí que sugieren consultar con un médico de su hijo antes de comenzar el tratamiento. 

Siempre es necesario elegir un acupuntor certificado.


¿Cómo funciona la acupuntura?


El funcionamiento de la acupuntura es un poco un misterio. Al parecer se basa en la teoría de que las enfermedades se producen cuando la energía no pueden circular libremente por todo el cuerpo. Se supone que los terapeutas realizan la punción de áreas específicas del cuerpo con agujas muy finas para desbloquear la energía atrapada, y por así mejorar la salud.

También existe la teoría de que la acupuntura libera endorfinas que alivian el dolor.



Seguir leyendo:



miércoles, 3 de junio de 2015

Razones por las que es importante vacunar a un niño

Importancia de las Vacunas.


Todos los padres quieren hacer todo lo posible para asegurarse de que sus hijos estén sanos y protegidos de enfermedades. Para esto vacunar a los niños es la mejor manera de hacerlo.


Razones por la que es importante vacunar a un niño

¿Sabes por qué razón es importante proteger a los niños mediante la vacunación? 


  • Protegen de enfermedades graves. La vacunación protege a los niños de enfermedades graves y de muchas de las complicaciones asociadas a estas enfermedades que son prevenibles con la vacunación como parálisis, pérdida de la audición, convulsiones, daño cerebral e incluso la muerte.

  • Aparición de nuevos casos. Enfermedades prevenibles por la vacunación como el sarampión, las paperas o la tos ferina, siguen siendo una amenaza. Cada año aparecen nuevos casos de niños infectados que necesitan ser hospitalizados y de muertes.
Los brotes de enfermedades prevenibles ocurren cuando muchos padres deciden no vacunar a sus hijos. 

  • Inmigración. Algunas enfermedades son muy comunes en otros países y la entrada de viajeros internacionales puede hacer que si los niños no están vacunados, se puedan contagiar fácilmente. Esto también ocurriría si el niño viaja a uno de estos países. 

  • Las vacunas son seguras y eficaces. Todas las vacunas se someten a una larga y cuidadosa revisión para asegurarse de que son seguras.

  • Riesgo de contagio. Si los niños no están vacunados pueden propagar la enfermedad a otros niños que son demasiado pequeños para ser vacunados o a personas con sistemas inmunes debilitados como los receptores de trasplantes y las personas con cáncer. Esto podría resultar en complicaciones a largo plazo e incluso la muerte para estas personas más vulnerables.



Seguir leyendo: 

viernes, 15 de mayo de 2015

La fiebre leve no requiere tratamiento

No se debe dar a los niños paracetamol ni ibuprofeno para tratar la fiebre leve.


Es importante que los padres entiendan que la fiebre por sí sola no es una enfermedad. La fiebre es un mecanismo fisiológico que tiene efectos beneficiosos en la lucha contra la infección.




La administración regular de este tipo de fármacos podría alargar la enfermedad o incluso poner en riesgo la salud del niño.

El paracetamol y el ibuprofeno, fármacos conocidos como antipiréticos, son aconsejados en ocasiones con demasiada facilidad. Muchos de estos medicamentos están disponibles sin receta médica, y la dosis con la que se tiene que administrar es variable para los diferentes grupos de edad.  

Muchos padre les dan a sus hijos paracetamol o ibuprofeno en el caso de fiebres leves lo que podría significar que los niños están recibiendo una sobredosis accidental de estos medicamentos. De hecho, alrededor del 50% de los padres están dando a sus hijos la dosis equivocada. 

También es común que algunos médicos a menudo recomienden a los padres dar a sus hijos dosis alternas de paracetamol y el ibuprofeno (lo que se conoce como terapia de combinación), creyendo que el riesgo de efectos secundarios es mínimo. Sin embargo, se debe considerar que la técnica de combinación sólo se debe utilizar si uno de los medicamentos por sí solo no tiene ningún efecto secundario.

Tanto el paracetamol como el ibuprofeno tienen efectos secundarios, por tanto se deben de tener en cuenta los posibles riesgos antes de administrarlos a un niño.

Se recomienda que los niños no deben recibir más de cuatro dosis de la cantidad adecuada de paracetamol en un período de 24 horas, y no más de cuatro dosis de ibuprofeno al día. 



Seguir leyendo: 

jueves, 30 de abril de 2015

¿Ver la tele demasiado cerca es malo para los ojos?

Muchas veces hemos escuchado, o incluso hemos dicho, eso de: "No te sientes demasiado cerca del televisor que eso es malo para los ojos". 


Pero, ¿qué hay de cierto en esta afirmación?


¿Ver la tele demasiado cerca es malo para los ojos?



Contrariamente al mito popular, sentarse demasiado cerca de un televisor no va a dañar los ojos, aunque si que puede causar fatiga visual. No hay ninguna evidencia científica que demuestre que lo contrario, ni en adultos ni en niños.

Los niños pueden enfocar a distancias cortas sin cansancio ocular mejor que los adultos. Por lo tanto, es normal que muchos niños desarrollen el hábito de sentarse muy cerca para ver la televisión, o incluso de acercarse mucho los cuentos o los libros. 

Sentarse cerca de la televisión no puede hacer que un niño sea miope, pero el hecho de que un niño habitualmente se siente cerca de la televisión sí que puede indicar que tiene miopía y que aún no ha sido diagnosticada. 

Cuando un niño tiende a sentarse de forma habitual demasiado cerca de la televisión sería recomendable hacerle un examen ocular por si necesitase gafas.

La idea de que ver la tele muy de cerca puede dañar nuestros ojos prevalece porque en la década de 1960, la compañía General Electric vendió algunos aparatos de televisión a color que emitían cantidades excesivas de radiación por un error de fabricación. Por esto recomendó mantener a los niños a una distancia segura. 
Poco después la compañía sustituyó todos los televisores defectuosos y solucionó el problema poniendo un protector de vidrio con plomo alrededor de los tubos.


Seguir leyendo: 

martes, 28 de abril de 2015

Para la salud infantil, lo mejor es la custodia compartida

Los niños cuyos padres se separan son más propensos a tener problemas emocionales y de conducta que los que niños que viven con dos padres que cohabitan. 


Y aunque las rupturas familiares son malas para la salud psicosomática de los niños, al parecer la custodia compartida parece que mejora el bienestar de los niños




Esta es la conclusión de un estudio en el que se utilizaron los datos de una encuesta nacional de casi 150.000 niños suecos de entre 12 y 15 años. 

Algunos de los problemas psicosomáticos asociados a las rupturas familiares que se midieron fueron:
  • dificultad para concentrarse.
  • dificultad para dormir.
  • dolores de cabeza.
  • dolor de estómago.
  • sentirse tenso o triste.
  • falta de apetito.

El estudio comparó a los niños en custodia compartida después de la separación de sus padres o los que vivían mayoritariamente con uno sólo de los padres. Los resultados se también se compararon con los de niños que permanecen en familias unidas.

Los resultados mostraron que, una ruptura, independientemente de la modalidad de convivencia, era peor para la salud de los niños. Pero que dentro de las familias cuyos padres estaban separados o divorciados, los niños que tenían menos problemas de salud eran los que estaban en régimen de custodia compartida. 

Los posibles factores de estrés que podrían estar afectando a la salud psicosomática de los niños de padres separados son:
  • Las largas distancias a la escuela, a los amigos y a las actividades de ocio.
  • La falta de estabilidad en la crianza y en el ambiente del hogar.
  • La necesidad de ajustarse a las exigencias de dos vidas familiares diferentes. 

Los síntomas psicosomáticos que producen las separaciones están relacionados con el estrés, ya que vivir en dos casas diferentes puede ser estresante para los niños. Pero los autores de este estudio sugieren que esto podría ser compensado por los efectos positivos de que los padres fuesen capaces de mantener un estrecho contacto.


Malin Bergström, y col. Journal of Epidemiology and Community Health (2015). Más información



Seguir leyendo: 

miércoles, 15 de abril de 2015

Convulsiones febriles en los niños

Convulsiones febriles en los niños

Entre el 2 y el 5% de todos los niños de entre 6 meses a 5 años experimentarán una convulsión asociada con la fiebre. 


Un episodio de convulsión febril puede ser algo aterrador para los padres. Aunque la mayoría piensa que algo grave está pasando, las convulsiones febriles son inofensivas. 


¿Qué son las convulsiones febriles?


Las convulsiones febriles son convulsiones provocadas por la fiebre en bebés o niños pequeños. 

Durante una convulsión febril, un niño puede:
  • perder el conocimiento.
  • poner los ojos en blanco.
  • tener una respiración irregular o incluso puede pararse.
  • mover sus extremidades. 
  • llorar o gemir.
  • volverse rígido.
  • orinarse.
  • vomitar.
  • tener contracciones en sólo una parte de su cuerpo, como un brazo o una pierna, o en la derecha o sólo la parte izquierda. 


La mayoría de las convulsiones febriles duran 1 o 2 minutos, aunque en algunos casos pueden ser muy breves y durar unos pocos segundos mientras que otros casos pueden llegar a durar más de 15 minutos.


¿Por qué ocurren las convulsiones febriles?


Las convulsiones febriles ocurren, por lo general, en los niños con fiebres superiores a 39ºC, pero también pueden ocurrir con fiebre más baja, y por lo general porque ha habido un aumento repentino de la temperatura corporal.

Aunque cualquier niño de entre 6 meses y 5 años puede tener una, las convulsiones febriles son más comunes en los niños de entre 12 y 18 meses


¿Las convulsiones febriles son peligrosas para el niño?


Aunque pueden asustar a los padres, la gran mayoría de las convulsiones febriles son inofensivas. Únicamente se debe tener precaución para que durante una convulsión febril, el niño puede resultar lesionado por la caída o por que se pueda ahogar con algún alimento o  se atragante con la saliva. 

No existe ninguna evidencia científica que demuestre que que las convulsiones febriles puedan causar algún tipo de daño cerebral. 


¿Qué hacer cuando un niño sufre convulsiones febriles?

Las convulsiones son aterradoras, pero es importante que los padres y los cuidadores mantengan la calma. Para evitar lesiones accidentales:
  • El niño debe ser colocado sobre una superficie protegida como el suelo. 
  • El niño no debe ser tomado en brazos ni se deben restringir sus movimientos durante las convulsiones.
  • No deben ponérsele paños de agua fría, ni darle medicamentos para la fiebre durante la convulsión.
  • El niño debe ser colocado en su lado o boca abajo para evitar la asfixia. 
  • Deben ser retirados con cuidado cualquier objeto que el niño pueda tener en la boca. 
  • Nunca se debe colocar nada en la boca del niño durante una convulsión. Los objetos colocados en la boca pueden romperse y acabar obstruyéndole las vías respiratorias. 


Si la convulsión dura 10 minutos, el niño debe ser llevado de inmediato al centro médico más cercano. 

Cuando la convulsión haya parado, se debe continuar intentando bajarle la fiebre con algún analgésico tipo paracetamol, con paños fríos en la frente, baños con agua tibia (nunca fría). Aunque el niño puede que aún no te responda, si su respiración se ha vuelto a la normalidad, déjalo descansar. Pronto se irá sintiendo mejor.



Seguir leyendo: 

lunes, 13 de abril de 2015

Reflujo en bebés

Reflujo en bebés

En la parte superior del estómago existe una válvula que impide que el contenido del estómago pase nuevamente al esófago. 


A muchos bebés esta válvula no les funciona muy bien, y la leche y el ácido del estómago pueden volver a subir y salir por la boca. Es lo que se conoce como reflujo, y es la razón por la que muchos bebés expulsan leche por la boca, sobre todo después de haber comido. 

Normalmente no suele ser un problema. Los bebés retienen la suficiente cantidad de leche en sus estómagos para no tener hambre y crecer con normalidad. El único "problema" es que hay más ropa para lavar.


¿Es normal que un bebé tenga reflujo?


Es normal que los bebés regurgiten, o incluso que después de las comidas vomiten de vez en cuando. Esto se conoce como reflujo, y la mayoría de bebés lo superan al año de edad.

Sin embargo, cuando un bebé regurgitan mucho puede acabar afectándole a su crecimiento o incluso provoca problemas de esófago o respiratorios, puede que tenga una enfermedad de reflujo gastroesofágico, que necesita ser tratada.


¿Cómo saber si un bebé tiene reflujo gastroesofágico?


Hay ciertos comportamientos que pueden indicar que un bebé tiene reflujo gastroesofágico:
  • No aumenta de peso.
  • Regurgita o vomita con fuerza, causando el contenido del estómago salga disparado fuera de la boca.
  • Regurgita líquido verde o amarillo.
  • Regurgita sangre.
  • No quiere comer.
  • Tiene sangre en sus heces.
  • Tiene dificultad para respirar
  • Comienza a vomitar a partir de los 6 meses.


¿Por qué se produce el reflujo en los bebés?


Son varios los factores que pueden provocar reflujo en los bebés, aunque lo más común es que se produzca por una combinación de factores. 

En los bebés, la válvula que separa el esófago y el estómago, llamada esfínter esofágico inferior, todavía no ha madurado lo suficiente, lo que hace que el contenido del estómago pueda pasar al esófago. Con el tiempo, esta válvula solo se abrirá cuando el bebé trague y permanecerá cerrada herméticamente el resto del tiempo.

Los bebés pasan la mayor parte del tiempo acostados, lo que hace que sea más probable que se produzca reflujo. Además, su dieta es completamente líquida lo que también favorece el reflujo.

En algunos casos, los síntomas de reflujo infantil pueden indicar otros problemas más importantes como:
  • Gastroenteritis alérgica. Es una intolerancia a ciertos alimentos, generalmente a la proteína de la leche de vaca.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico. Es una condición en la que el reflujo es tan ácido que puede llegar a irritar y dañar el revestimiento del esófago.
  • Esofagitis eosinofílica. Es una condición donde los eosinófilos, un tipo de glóbulos blancos, se acumulan y dañan el revestimiento del esófago.
  • Obstrucción. Es producida por la obstrucción, el estrechamiento en el esófago (estenosis esofágica) o del paso entre el estómago y el intestino delgado (estenosis pilórica).


¿Cómo se puede evitar el reflujo en los bebés?


Algunas cosas que pueden reducir el reflujo en los bebés:
  • Mantener al bebé en posición vertical. 
  • Alimentar al bebé en una posición lo más erguida posible.
  • Mantener al bebé en una posición sentada durante 30 minutos después de darle de comer.
  • Pruebe y tomas más frecuentes de menor tamaño. 
  • Alimentar al bebé con menos cantidades de leche pero con más frecuencia.




Seguir leyendo: 

martes, 7 de abril de 2015

Usar lejía para limpiar puede hacer que los niños tengan más infecciones respiratorias

Usar lejía para limpiar puede hacer que los niños tengan más infecciones respiratorias

Los niños en edad escolar que viven en una casa donde se usa lejía frecuentemente tienen un mayor riesgo de sufrir bronquitis recurrentes.



La lejía es comúnmente utilizada en los hogares, las escuelas y en los edificios públicos como producto de limpieza. Ahora, un estudio, publicado en la revista Occupational & Environmental Medicine, muestra que la exposición pasiva al cloro de la lejía podría aumentar la frecuencia de las infecciones respiratorias entre los niños en edad escolar

Se examinó los efectos de la exposición al cloro en el hogar entre niños de entre 6 y 12 años de Finlandia, España y los Países Bajos. 

Entre los distintos países se encontraron diferencias importantes en lo relativo al uso de la lejía, así el 72% de los encuestados de España usaban lejía mientras que sólo el 7% de los encuestados de Finlandia la usaban. Además, todas las escuelas españolas que participaron en el estudio fueron limpiadas con lejía, mientras que ninguna de las escuelas finlandesas fue limpiada con lejía. 

Se encontró que la frecuencia de las infecciones fue mayor entre los niños cuyos padres usaban regularmente lejía en sus hogares. En concreto, entre los niños cuyos padres utilizaron lejía en el hogar, el riesgo de haber sufrido un episodio de gripe en los últimos 12 meses fue del 20% mayor, un 35% mayor para la amigdalitis recurrente y un 18% mayor para cualquier infección, en comparación con aquellos niños cuyos padres no usaban lejía para limpiar sus casas.

Estos resultados sugieren que la exposición pasiva a la lejía usada para la limpieza en el hogar está asociada con un aumento de la frecuencia de las infecciones respiratorias en niños en edad escolar


Casas L, Espinosa A, Borràs-Santos A, Jacobs J, Krop E, Heederik D y col. Occupational & Environmental Medicine (2015). Más información.



Seguir leyendo:

jueves, 26 de marzo de 2015

¿Cómo aliviar el dolor en los niños?

¿Cómo aliviar el dolor en los niños?


Cuando un niño tiene dolor, siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y tratamiento.


Las posibles causas de dolor en los niños incluyen:
  • lesiones.
  • enfermedades.
  • intervenciones médicas como la cirugía o las vacunas.
  • eventos normales infantiles como la dentición. 

Además de los signos físicos de dolor, como la frecuencia cardíaca, la presión arterial o los niveles de oxígeno en sangre, saber cuánto dolor sufre un niño puede ser difícil, sobre todo en bebés y niños muy pequeños. 

Podemos saber que un niño está sintiendo dolor si llora, gime o se retuerce. El niño pueden estar enrojecido, sudoroso, o pálido. También puede servir comprobar la existencia de cambios en su comportamiento como estar más tranquilo o más irritable de lo normal, no querer jugar, perder el apetito, mostrarse indiferente o tener incluso comportamientos regresivos como chuparse el dedo. 


¿Cómo se puede aliviar el dolor en los niños?


Los mimos y la atención de los padres siempre son una "buena" forma de poder aliviar el dolor en los niños. La distracción con juegos, libros o su programa de televisión favorito también pueden ayudar.

Si se necesita un medicamento para aliviar el dolor en un niño siempre se deben seguir las instrucciones de un médico o farmacéutico. En el caso de dolor leve, como el asociado a la erupción de un nuevo diente, el paracetamol o el ibuprofeno suelen ser bastante efectivos. En casos más graves, como la fractura de un hueso, serán necesarios medicamentos más fuertes. 

Dentro de los medicamentos para aliviar el dolor se distinguen:
  • Medicamentos analgésicos no opioides. Se utilizan para el tratamiento del dolor de leve a moderado. En este grupo se incluye: 
    • Paracetamol.
    • Ibuprofeno. Además de aliviar el dolor también reducen la inflamación.

  • Medicamentos analgésicos opioides. Se utilizan para tratar el dolor de moderado a severo, y sólo pueden darse a los niños bajo instrucciones de un médico. En este grupo se incluye:
    • Codeína.
    • Morfina.
    • Tramadol.
    • Oxicodona.


Algunos consejos para el manejo del dolor en los niños.


  • Utilizar siempre medicamentos que estén formulados específicamente para la edad del niño
  • Seguir las recomendaciones para calcular la dosis exacta. Muchos de los medicamentos para niños se basan en la edad del niño o en el peso. Si el niño tiene mucho o poco peso para su edad, siempre es recomendable preguntar al médico o farmacéutico sobre la dosis correcta. 
  • No por dar más cantidad de medicamento se aliviará más ni mejor el dolor. Al contrario, dar más cantidad de la recomendada que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios o incluso puede ser dañino para el niño.
  • Si el niño tiene mucho dolor, lo mejor es buscar ayuda médica lo antes posible. 
  • Utilizar la jeringa oral o el medidor que viene con el medicamento para obtener la dosis correcta. Nunca se debe usar una cuchara para dar un fármaco, esto no es una forma precisa de medir la dosis correcta. 



Seguir leyendo: 

miércoles, 18 de marzo de 2015

Alargar la duración de la lactancia materna hace adultos más inteligentes

Alargar la duración de la lactancia materna hace adultos más inteligentes


Una lactancia materna prolongada puede conducir a beneficios en la vida adulta, como un aumento del nivel educativo e incluso de los ingresos.


Son bien conocidos los beneficios a corto plazo que la lactancia materna tiene para los niños, pero ahora un nuevo estudio, publicado en la prestigiosa revista The Lancet ha encontrado las ventajas a largo plazo de este tipo de alimentación infantil.

La lactancia materna exclusiva se recomienda durante los primeros 6 meses de vida, y debe continuarse junto a los alimentos sólidos al menos hasta la edad de 1 año. 

En la nueva investigación se estudió a un grupo de casi 3.500 personas desde su nacimiento hasta los 30 años, y se encontró que la lactancia prolongada (más de 12 meses) está vinculada a una inteligencia superior, una escolarización durante más tiempo y mayores ingresos en la edad adulta. La magnitud de los beneficios fue mayor cuanto más tiempo un niño fue amamantado por hasta 12 meses. 

En comparación con los bebés que fueron amamantados durante menos de un mes, los bebés alimentados con leche materna durante 12 meses tuvieron cuatro puntos más de coeficiente interlectual, 0,9 años más de escolaridad y ganaron más de 100€ más por mes. 

Los efectos beneficiosos de la leche materna en la inteligencia probablemente se deban a la presencia de ácidos de cadena larga grasos saturados (DHA) de la leche materna, que son esenciales para el desarrollo cerebral. 

Victora CG, Lessa Horta B, Loret de Mola C, Quevedo L, Tavares Pinheiro R, y col. The Lancet (2015). Más información.


Seguir leyendo: 

martes, 17 de marzo de 2015

Infección de orina en niños

Infección de orina en niños

Las infecciones urinarias son bastante comunes en los niños. 


¿Qué causa las infecciones del tracto urinario? 


El tracto urinario lo componen: los riñones, los uréteres (los tubos que van desde los riñones hasta la vejiga), la vejiga y el uretra (tubo que va desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo).

Las infecciones de orina se producen cuando las bacterias penetran en la vejiga o en la uretra. Las bacterias que causan la mayoría de las infecciones son las del intestino. Estas bacterias pasan desde la piel exterior a través de la uretra hacia la vejiga.

En los bebés, las infecciones urinarias son más frecuentes en niños que en niñas, pero cuando los niños crecen esto es al revés, siendo las niñas más propensas a tener infecciones. Las niñas tienen más infecciones porque la uretra es más corta que en los niños, y es más fácil para los gérmenes entrar en la vejiga. Además, la abertura de la uretra está más cerca del ano, de donde normalmente provienen los gérmenes que causa las infecciones de orina.


¿Cómo saber si un niño tiene una infección de orina? 


Las infecciones de las vías urinarias pueden manifestarse de muchas formas.
  • En el caso de bebés, los síntomas suelen ser difusos. El bebé puede estar más irritable de lo normal, puede que no quiera comer, sufra de vómitos y diarrea, y/o tenga una erupción del pañal. También puede tener fiebre, aunque no suele ser una fiebre alta.
  • En niños pueden tener algunos o todos los síntomas anteriores y también pueden tener dolor de barriga, necesidad de ir al baño con mucha frecuencia y urgencia, y dolor al orinar. Su orina puede oler más fuerte y ser más oscura. 
La infección de orina puede hacer que algunos niños no sean capaces de retener la orina y vuelvan a mojar sus camas durante la noche o la ropa durante el día porque no pueden llegar al baño con la suficiente rapidez. 

¿Cómo se detecta la existencia de una infección de orina en un niño?


Si parece que un bebé o un niño puede tener una infección de orina, se realizará un cultivo de orina

Un cultivo de orina consiste en "cultivar" la bacteria causante de la infección en un gel especial para poder saber qué germen es y así determinar qué antibióticos será el más adecuado para eliminarlo. Un cultivo tarda algunos días. 

Otra forma es mediante unas tiras reactivas que al introducirlas en la muestra de orina detecta la existencia de una infección. Este método no es tan efectivo como el cultivo, y puede que salga normal, incluso si un niño tiene una infección. 


¿Cómo se tratan las infecciones del tracto urinario?


La mayoría de los niños con infecciones del tracto urinario necesitarán antibióticos. Estos se pueden administrar por vía oral o por vía intravenosa. 

Además de los antibióticos, los niños con infecciones de orina necesitan descanso y un poco de atención extra porque no se sienten bien. También deben tomar mucho liquido para ayudar a eliminar la infección.


martes, 10 de marzo de 2015

Orzuelos en bebés

Orzuelos en bebés

El orzuelo es una de las enfermedades adquiridas de los párpados más comunes en los niños. 


¿Qué es un orzuelo?


Un orzuelo es el resultado de una infección de una glándula sebácea o folículo del pelo de las pestañas. 

Puede o no ser doloroso para el bebé. 

¿Por qué se producen los orzuelos en los bebés?


Los orzuelos generalmente son causados por un tipo de bacteria llamada Staphylococcus aureus. Frotarse los ojos con las manos sucias puede causar la aparición de un orzuelo. 

¿Cómo se tratan los orzuelos en los bebés?


Por lo general, los orzuelo desaparecen por sí solos. Puede ser útil aplicar un paño tibio (no caliente) y húmedo en el ojo afectado durante 5 a 10 minutos cuatro veces al día. El orzuelo suele drenar y curarse después de unos días. Aunque en algunas ocasiones, puede ser necesario aplicar una pomada antibiótica sobre el orzuelo.

Nunca se debe apretar el orzuelo, ya que además de causar dolor, podría empeorar la infección. 

Una vez que el orzuelo comience a drenar, se debe lava el párpado del niño con un paño o una gasa limpia y un poco de agua caliente para evitar que la pus infectada se propague. 

¿Qué puedo hacer para evitar que mi bebé contraiga un orzuelo?


Una buena higiene puede prevenir la mayoría de los orzuelos. Es importante lavarse siempre las manos antes de tocar los ojos del bebé e intentar que el niño también tenga las manos limpias.

¿Cómo evitar que la infección se propague?

Cuando aparece una infección en un solo ojo, no se debe utilizar el mismo paño o toalla para limpiar ambos ojos, porque la bacteria puede propagarse de un ojo al otro. También se puede propagar a los ojos de otras personas, por lo que no se debe compartir el paño o la toalla con el niño, y también es importante lavarse bien las manos después de tocar los ojos del niño. 

No es necesario necesario evitar que el niño vaya a la guardería o la escuela.


Seguir leyendo:

lunes, 23 de febrero de 2015

¿Qué hacer cuando un niño se golpea la cabeza?

¿Qué hacer cuando un niño se golpea la cabeza?

Todos los niños se caen y puede que se golpen la cabeza, sobre todo cuando están aprendiendo a andar. 

Aunque afortunadamente lo más común es que los golpes en la cabeza solo causen pequeños moratones y dolor en la zona del golpe, en ocasiones también pueden causar daños más graves por lo que es importante estar atento al comportamiento del niño después de un golpe en la cabeza.

Al evaluar lesiones en la cabeza, se debe diferenciar entre una lesión de cráneo y una lesión cerebral. El cráneo está formado por huesos y cubierto por el cuero cabelludo que está muy vascularizado, cuya función es la de proteger al cerebro. La mayoría de las caídas implican sólo la lesión del cuero cabelludo, lo que provoca un sangrado abundante si se produce un corte o una gran hinchazón como consecuencia de la rotura de los vasos sanguíneos de debajo de la piel. Estos hinchazones y hemorragias suelen limitarse a una lesión en el cuero cabelludo y rara vez indican que ha habido alguna lesión en el cerebro. Con la aplicación de un poco de presión y algo de hielo suele ser suficiente para bajar la inflamación. 

Los cortes en el cuero cabelludo, pueden sangrar mucho, debido a la buena irrigación sanguínea que tiene el cuero cabelludo. Se debe poner un apósito limpio sobre el corte y presionar el corte durante unos 5 a 10 minutos. Si el sangrado no se ha detenido en 10 minutos, debes ir a que lo revise un médico

La principal preocupación después de un golpe en la cabeza es la posibilidad de que se haya producido algún daño en el cerebro, que puede presentarse a modo de hemorragia cerebral y/o conmoción cerebralUna hemorragia cerebral se produce cuando hay rotura de los vasos sanguíneos que hay en el espacio que hay entre el cráneo y el cerebro, o incluso en los vasos sanguíneos del cerebro, la hemorragia que se produce puede aumentar la presión y comprimir el cerebro. 

El cerebro es capaz de moverse una pequeña distancia en el interior del cráneo. Cuando un niño sufre un golpe en la cabeza, el cerebro puede golpear primero un lado del cráneo, luego el otro. Esto a veces puede dañar los vasos sanguíneos y causar el sangrado del cerebro. La conmoción cerebral puede provocar desde un dolor de cabeza a la pérdida del conocimiento. 


¿Cuándo hay que preocuparse?
Se debe buscar ayuda médica si:
  • si el golpe en la cabeza se ha producido desde mucha altura.
  • si el niño está pálido, o azulado.
  • si el niño está aturdido o confuso.
  • si el niño pierde el conocimiento.
  • si el niño se encuentra mal o vomita después del golpe. 
  • si el niño está inconsciente.
  • si hay cambios en la respiración.
  • sale un líquido claro de la nariz y/o los oídos.

Es normal que después de una caída o un golpe en la cabeza los niños pequeños tengan sueño, especialmente si han llorado mucho o está próxima la hora en la que se suelen ir a la cama. Si el niño parece que está bien después del golpe en la cabeza, no pasa nada por dejarlo dormir. Deja que el niño duerma, pero despiértalo cada dos horas, y si está inusualmente somnoliento, es decir si después de las dos hora de sueño no se puede despertarse o está aturdido cuando se despierta, sería recomendable que lo examinara un médico.


Lecturas relacionadas con: ¿Qué hacer cuando un niño se golpea la cabeza?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Volver